2018: un año de cambio para las Relaciones Públicas

0

Marjorie Valverde Aguilar. Periodista y relacionista pública. 

Por lo menos en Costa Rica el 2018 fue un año desastroso en temas políticos, económicos y futbolísticos.  Como país no logramos ninguno de los escenarios ideales que nos habíamos planteado:  tener unas elecciones decentes, alcanzar la reactivación económica y llegar al quinto partido en el Mundial Rusia 2018.

En medio de este caótico escenario las Relaciones Públicas y la comunicación en general pasaron por su año más crítico, en cuanto a jugar un papel importante para empresas y organizaciones. Y eso sólo si evaluamos el escenario local.

De ahí que podamos hacer un resumen de las lecciones aprendidas durante el año, para todos los que nos dedicamos a la comunicación:

  • Titulares más largos: una máxima del periodismo ha sido siempre que el titular de una noticia debe ser lo más corto y claro posible. Sin embargo, con la consolidación de las redes sociales y el hecho de que las personas leen cada vez menos, nos encontramos a los periodistas haciendo titulares más largos que traten de condensar la noticia, de una manera atractiva y eficaz, que no se preste para “fake news” pero que permita atraer a los lectores.
  • Combate a las noticias falsas: llegaron como una broma y están acá para quedarse. Un 60% de nuestros clientes fueron víctimas de noticias, posteos, memes, imágenes y audios falsos durante este 2018. A esto debemos sumarle los pésimos manejos de la administración de turno en algunos temas sensibles como inversiones o impuestos. El punto es que ahora las crisis vienen frecuentemente de noticias falsas que circulan en redes sociales de todas las maneras posibles -grupos cerrados, Whatsapp, foros públicos, etc-.
  • Activismo recalcitrante y contagioso: Hace 5 años o inclusive menos, por lo general nuestros clientes se enfrentaban a dos grandes grupos de interés, los que les apoyaban y quienes se les oponían. Uno podía ver muy bien la diferencia. Hoy es diferente, porque quienes eran defensores pueden tornarse en opositores muy fácilmente. Al parecer el activismo de ese negativo y que se opone a todo también es sumamente contagioso y afecta a las empresas y organizaciones de una forma que quizá hace unos años no habíamos contemplado.

Para quienes se interesan en que sus organizaciones puedan salir a flote en temas de reputación, les dejamos algunas recomendaciones:

  • Más que nunca, la ética: Usted no puede vivir bajo un discurso que sea fácilmente derribado por un medio, por una lista mal publicada o por un detractor con mucho galillo. Entonces la ética, ahora más que nunca, debe ser una señal firme que se consolide una y otra vez de cara a los stakeholders.
  • Escoja muy bien sus peleas: El perfil de Facebook o Twitter de una empresa no puede ponerse al nivel de usuarios y perfiles que a todas luces quieren incendiar esos espacios. Analice muy bien si vale la pena discutir con un usuario, porque mientras su imagen se desgasta, el usuario va contagiando a otros con su discurso de odio. Asesórese bien con expertos en la materia que le pueden ayudar a distinguir entre un usuario real y un llamado “troll”.
  • La reputación es un compromiso a largo plazo: Esto no ha cambiado desde que Warren Buffet dijera que se necesitan 20 años para construir una reputación y 5 minutos para destruirla. Yo le añadiría al señor Buffet que hoy sólo se necesita un buen meme o un audio en Whatsapp y menos de 2 minutos para que la reputación de alguien o una empresa se venga de picada. Entonces no olvide que su trabajo en reputación es todos los días, todos los años, todos los momentos.
  • No se suba a la ola sólo por parecer “trendy” o moderno: Casos sobran. Marcas que por estar “In” olvidan que hay temas más sensibles que otros. Los DDHH, el sexo, el fútbol, la religión, el medio ambiente, el feminismo, el machismo, los niños, entre otros muchos son temas que mal abordados, y a veces bien abordados, encienden las pasiones y comprometen las buenas intenciones de las empresas.

Finalmente, como recomendación para este 2019, nos toca recordar siempre que la comunicación es un proceso que se construye sin ninguna pausa y revisando con constancia los objetivos de la empresa, el contexto que la rodea y la evolución de sus públicos de interés.

 

Marjorie Valverde Aguilar es Periodista y relacionista pública y Directora de Cuentas en CAC Porter Novelli.

 

 

También le puede interesar:

Mea culpa extremo: la nueva forma de enfrentar una crisis de opinión pública

 

Comentarios

Cargando...