Jeanette Amit: La realidad