Juan José Echeverría Alfaro: A propósito de la encuesta OPOL