Elliot Coen Riba: Vivimos una crisis de la verdad