Jaime Ordóñez: Anécdota sobre el fracaso de la educación en Costa Rica