Julián Solano: EPICURO o el arte de brindar por una buena vida