Luissiana Naranjo: Desatarse de todo…hasta de mí misma