Walter Gutiérrez: La fragilidad y solidez de nuestro sistema democrático