A Ricardo Agüero Salazar, compañero, amigo y hermano

Ricardo Castro Calvo.

Tu corazón latió con una misma causa, tu pensamiento se cultivó con el nuestro. Medio siglo de batallas nos une. Un largo camino. Muchas satisfacciones y algunas tristezas. Compartimos bajo la bandera de la social democracia. Aspiraciones y esperanzas que sostienen nuestro camino. Tantos pasos desde la juventud liberacionista de los años 70 hasta tu huella en la organización de Liberación Nacional. Un largo viaje de entereza y transparencia en todas las posiciones que ocupaste. Culmina en la fiscalía del partido con integridad y honestidad.

Dejas una valla alta, para los hombres y mujeres que, luchamos por un mejor destino. Desde la ética, la moral social y profesional. Como servidor público intachable. La Asamblea Legislativa conoció tu talento profesional. Ningún reproche hasta el día de tu retiro laboral. Te fuiste a cumplir otros sueños, pero en silencio, como los grandes.

Hacemos llegar nuestro abrazo fraterno a la familia. Una tribu que debe sentir en el alma, al hombre que los acompañó. No perfecto. Nadie lo es, pero si un hombre probo que les permite caminar con la cabeza en alto. Padre y abuelo orgulloso deja una herencia de satisfacciones, alegrías y largos cuentos de sus vivencias.

Te recordaremos como persona de bien. Amigo de los amigos. Un ser humano que vino al mundo para servir.

Hasta siempre querido Ricardo, descansa en paz.

Tus hermanos de causa – JL 70

 

La Revista se une y hace suyas las expresiones de nuestro colaborador Ricardo Castro y manifiesta condolencias a la familia y amigos de Ricardo Aguero Salazar.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...