Abril

0

Gonzalo Ramírez Guier.

Hay bifurcaciones definitivas en el camino de los pueblos.  Momentos decisivos en que una decisión ha de tomarse inevitablemente: no hay forma de permanecer al margen porque de cualquier modo sus consecuencias nos alcanzarán.

Abril siempre fue el mes de esas terribles disyuntivas. En un abril nos matamos en Ochomogo para escoger la libertad republicana, en abril acuchillamos en Rivas a los hombres de un alucinado que hablaba con un Dios de esclavos y teocracias; en otro abril del 48 asesinamos hermanos porque el voto y los derechos sociales no se negocian.

Ahora otro abril inminente nos espera. Es la misma prueba, pero en esta una secta pentecostal es la que quiere el poder para desviar nuestras vidas hacia donde sus oscuras ideas nos quieran llevar. No deben lograrlo jamás. En primer lugar, porque ellos creen que el soberano es el Dios de sus pastores y no el pueblo, y que lo que ellos quieren leer en la Biblia está por encima de la Ley. En segundo lugar, porque en América esa secta está asociada a las peores expresiones de autoritarismo y desprecio por los derechos humanos: Donald Trump, Ríos Montt y Jimmy Morales en Guatemala, las infames Autodefensas en Colombia, los poderosos pastores en Brasil que desde el poder han sustituido la democracia por la Babilonia de corrupción más grande de la historia.

Pero en todo caso el partido de don Fabricio el Salmista no está preparado para gobernar, ni bien ni mal. Existe y nació para oponerse a reivindicaciones de Derechos Humanos, de maternidad asistida, de educación y cultura. No para gobernar. Ningún esfuerzo por dotarlos de un remedo de gabinete llenara ese vacío.

Enemigos por esencia de la democracia, profundamente ignorantes, elegidos por su extraño Dios para gobernar, adoradores de la incoherencia, infinitamente incapaces de conducir un Estado moderno, su eventual elección nos abocaría a un proceso oscurantista y violento que sería la negación misma de lo que nos diferencia entre las naciones: el cultivo de la inteligencia, la devoción por la democracia y la defensa a ultranza de los derechos humanos.

Gonzalo Ramírez Guier
Ex vicealcalde de San José

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...