Afganistán: lo que significa el conflicto talibán para el comercio mundial de heroína

La larga guerra en Afganistán alcanzó un punto de inflexión el 6 de agosto cuando los combatientes talibanes tomaron Zaranj, una polvorienta ciudad fronteriza con una población de unos 63 000 habitantes en la frontera afgano-iraní. Aunque geográfica y políticamente marginal, Zaranj fue el primer centro provincial en caer durante un mes de rápidos avances.

En las semanas anteriores, los avances de los talibanes se habían limitado en gran medida al campo, tomando el control de más de la mitad de los 421 distritos del país. Pero envalentonados por estos éxitos y la caída de la moral de las fuerzas armadas afganas, los talibanes se dirigieron a los principales centros de población. Desde su avance en Zaranj, han tomado la cercana Farah y otras siete capitales de provincia en el norte.

La velocidad y el éxito de esta ofensiva han tomado a muchos por sorpresa, pero el equilibrio de poder ha cambiado desde el acuerdo de 2020 entre Estados Unidos y los talibanes, que comprometió a EE. UU. a retirar sus tropas del país. A ello ha contribuido el apoyo pakistaní a los talibanes, así como la liberación de 5 000 combatientes talibanes encarcelados por parte del gobierno afgano, una condición del acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes. Las posteriores conversaciones de paz, apoyadas por las potencias internacionales y regionales, no han conseguido frenar la violencia reciente ni presentar un plan de paz creíble.

Pero mientras que la mayoría de los comentarios se han centrado en este proceso de paz y en su dimensión militar, se ha hablado mucho menos de cómo los factores económicos están dando forma a los acontecimientos, incluyendo el comercio de opio y heroína.

La historia se repite

Esto nos lleva de nuevo a Zaranj. No es casualidad que los talibanes se hayan centrado en las ciudades fronterizas, ya que estas tienen una enorme importancia económica, que se traduce en una ventaja militar y política. Los talibanes controlan ahora una decena de pasos fronterizos internacionales. Además de Zaranj, tienen Spin Baldak, una puerta de entrada a Pakistán; Islam Qala, el principal punto de paso hacia Irán; y Kunduz, que confiere el control de las rutas hacia el norte, hacia Tayikistán.

La importancia de estas ciudades comerciales ha quedado demostrada por la historia reciente. Cuando las facciones beligerantes de Afganistán dejaron de recibir ayuda militar y financiera, principalmente de los rusos y los estadounidenses, tras la retirada de estos a finales de la década de 1980, el control del comercio adquirió gran importancia. Esto incluía la economía de la droga, que se expandió masivamente desde principios de los años 90.

Esto se está repitiendo ahora. En la década de 1990, por ejemplo, Zaranj era una especie de salvaje oeste que se convirtió en un centro de comercio ilícito, aprovechando las antiguas conexiones transfronterizas entre las tribus baluch que se especializaban en el contrabando de combustible, drogas y personas.

Hoy en día se siguen llevando a cabo actividades similares: el opio y la heroína, procedentes de los campos de amapola de las provincias de Farah y Helmand, se pasan de contrabando a través de la frontera, junto con el floreciente negocio del tráfico de personas.

Sin embargo, Zaranj también se ha convertido en una ciudad de entrada para el comercio legítimo, incluido el de combustible, materiales de construcción, bienes de consumo y alimentos.

Situada en un corredor clave que conecta Kabul con el puerto iraní de Chabahar, el gobierno afgano ha invertido en carreteras e infraestructuras fronterizas como parte de un esfuerzo más amplio para consolidar las relaciones con Irán y reducir su dependencia del comercio con Pakistán. Esta mezcla de comercio lícito e ilícito ha desbloqueado la inversión interna y ha atraído a una creciente población de las zonas circundantes, además de ser una importante fuente de impuestos.

En todo el país, los derechos de importación representan aproximadamente la mitad de los ingresos internos del gobierno afgano. Solo Islam Qala genera más de 20 millones de dólares al mes. Por lo tanto, tomar el control de estos puntos de paso clave llena las arcas de los talibanes al tiempo que niega al gobierno una importante fuente de ingresos, en un momento en que la financiación externa de los donantes internacionales está disminuyendo.

Los talibanes controlan ahora muchas de las partes clave de la economía –las principales regiones de cultivo de adormidera, así como los mercados y las rutas comerciales hacia Pakistán, Irán y Tayikistán–, lo que les permite gravar sistemáticamente los distintos puntos de las cadenas de productos básicos.

El control de las fronteras también permite a los talibanes imponer restricciones económicas a los productos importados, como la gasolina y el gas, lo que les proporciona una mayor influencia sobre Kabul.

La interrupción del flujo de importaciones y exportaciones ya ha afectado a los precios del combustible y los alimentos. Los alquileres de viviendas en Kabul han subido en los últimos días, ya que muchos de los desplazados por los recientes combates buscan alojamiento en la capital. Al mismo tiempo, los precios de las propiedades se han desplomado, ya que los kabulíes desesperados tratan de vender y abandonar el país.

Heroína y opio

En 2020, según el último estudio de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, se produjo un aumento del 37 % en la cantidad de tierra destinada al cultivo de adormidera.

Esto está relacionado con una serie de factores como la inestabilidad política y los conflictos, las sequías devastadoras, las altas inundaciones estacionales, la disminución de la financiación internacional y las oportunidades de empleo. Es probable que esta situación continúe, ya que los motores estructurales de la economía del opio –conflicto armado, mala gobernanza y pobreza generalizada– van en dirección negativa.

Tanto en el campo como en las ciudades fronterizas, la economía del opio supone un importante salvavidas para los afganos, muchos de los cuales ya vivían una crisis humanitaria. El repunte de los conflictos se produce cuando la grave sequía ha hecho subir los precios de los alimentos, mientras que también se ha producido un aumento de la variante delta del SARS-CoV-2, y unas 360 000 personas se han visto desplazadas desde principios de año en respuesta a todos los problemas del país.

Cualquiera que sea el escenario –una victoria talibán, una guerra civil o un acuerdo negociado– es poco probable que se produzca una transformación de la economía de las drogas ilícitas en Afganistán a corto plazo. Tanto los talibanes como el gobierno se pronuncian sobre la lucha contra las drogas ilícitas, pero los factores subyacentes siguen siendo demasiado fuertes.

El tráfico de drogas está demasiado arraigado en las estrategias de acumulación y supervivencia de los talibanes, del Estado, de las milicias que se están levantando para luchar contra los talibanes y de la población en general. Lamentablemente, esto impulsará el mercado mundial de la heroína, además de alimentar el creciente problema de las drogas dentro de Afganistán y los países vecinos.

The Conversation

Jonathan Goodhand does not work for, consult, own shares in or receive funding from any company or organisation that would benefit from this article, and has disclosed no relevant affiliations beyond their academic appointment.

Publicado originalmente en The Conversation

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box