Alejandro Machado: ¿Qué consumimos?; la trascendencia del audiovisual

El poder que tenemos con el audiovisual y la fotografía puede generar nuevos significados y hasta procesos de terapia. En la fotografía como herramienta educativa y política, tenemos una forma de educación no formal que nos puede mostrar una memoria colectiva, pero puede ser capaz de tocarnos en lo más profundo de nuestras hebras.

0

Alejandro Machado García, Gestor en Género y Desarrollo.

No me voy a referir a las candidaturas que me salen en los anuncios de YouTube cuando escucho Jefferson Airplane -White Rabbit-, pero tenemos que reflexionar sobre lo que consumimos digitalmente en tiempos tan acelerados y no me refiero a píldoras.

Créame también que no me refiero a que marca de atún compras, sino a que por un lado nuestra existencia y consumo está ligado a organizaciones. El olor de nuestro aliento, es en gran medida lo que consumimos. Estamos expuestos a consumir chismes, privacidad, información falsa, violencia y/o ser víctimas de los troles. ¿Cuánta gente no ha cerrado sus cuentas de redes sociales? Y ¿Cuántos no las vuelven abrir luego?

Por otro lado, lo que consumimos no solo es lo que vemos, sino lo que reproducimos. Socialmente, las formas de organización social y de género calan en nuestra forma en que interpretamos la realidad, concebimos relaciones y construimos significados. Una vez consumido, hay consecuencias de impregnarse psicológicamente en la percepción de como valorarse así mismo con relación a cierto sujeto o situación. Generamos estereotipos y situaciones para medirnos, pero también para no aceptarnos y esto es profundamente grave.

Perdón que sea incorrecto y coloquial aquí, pero ¿Cuánta población afrocaribeña, indígenas y/o mujeres tenemos en las candidaturas presidenciales? ¿Cuánto arte regional se ve en la GAM y viceversa? Recuerdo a una colega indígena profesional, que se encargó de sacar a su familia adelante en medio de su embarazo, y como antecedente, provenía de una comunidad pobre en zona rural. Ella decía en su proceso fotográfico de 12 años:

“Fui muy crítica con mi físico. Vivíamos con recursos limitados y éramos una familia disfuncional. No me gustaba que me tomaran fotografías. Desde niña, defendí mis rasgos indígenas, aunque cuando veía la foto, no me sentía bonita. En mi juventud, inicié como una mujer interesada en hacerme una foto de mi lindo embarazo, pero luego con los años mi hijo creció, y me pregunté: Ahora sin embarazo ¿Quién soy?

Ya al día de hoy, una mujer con un inmenso talento, con su carrera finalizada y un trabajo reflexionaba:

“Fue un proceso fotográfico irreverente. Se nos enseña a crear un lugar, donde nos enseñan a desvalorizar nuestro propio cuerpo, para fines de lucro y a no reconocernos más allá de un objeto de deseo y contradicción. Con las fotos, encontré la conciencia de quién soy”.

Vivir en la piel de cada quién, es una experiencia única. Ella como mujer indígena en sus inicios, no se veía bonita porque se veía con los patrones de la dominación, en el que ser mujer “bonita” no precisamente pasaba por su maternidad y ser indígena.

La configuración de ese mundo de cultural y de valores, responde históricamente a un contexto de intereses y relaciones sociales que establecieron normas y que al día de hoy pueden estar muy presentes. Por eso hay que tener cuidado de lo que consumimos y diseñamos. Lo que comunicamos y producimos audiovisualmente.

Sobre el lomo de histórico de estas poblaciones con poca representación presidencial, la encomienda y la esclavitud fueron creando un sistema de valores que definían no solo quién era el patrono, sino configurar un mundo de valores en donde culturalmente se definía a quién se aceptaba, ¿Quién era realmente digno? ¿Quién era realmente bello? ¿Qué significa ser mujer? ¿Qué significa ser hombre?

El poder que tenemos con el audiovisual y la fotografía puede generar nuevos significados y hasta procesos de terapia. En la fotografía como herramienta educativa y política, tenemos una forma de educación no formal que nos puede mostrar una memoria colectiva, pero puede ser capaz de tocarnos en lo más profundo de nuestras hebras.

Son un binomio poderoso que tenemos a la mano, usémosla para consumir responsable en espacios virtuales y/o con un sentido educativo, sanador y transformador.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box