Alejandro Machado: ¡Temporada de caza!

Desde el plano de las políticas económicas, a base de mantener la tasa de inversión para mitigar el desempleo, no se mide sus consecuencias de qué tipos de empleo se generan y que implicaciones se dan en las mujeres.

0

Alejandro Machado García, Gestor en Género y Desarrollo.

La crisis existente entre sociedad, estado y economía, tiene secuelas en lo local y lo internacional. Miles de personas en pobreza, el desempleo, y el acecho del narcotráfico y bandas organizadas que generan violencia, pone en riesgo la salud de la democracia y ahora especialmente a las mujeres.

La violencia que vivimos desde una mirada política con bastiones en lo ideológico y en lo económico, nos genera miedo y frustración. Estamos frente a una especie de temporada de caza, violenta perpetuada por unos hombres organizados en una especie de banda que motiva a otros energúmenos. Actúan coartando la libertad en vía pública o en un restaurante en plena cena, y ejecutan mayormente lejos para dificultar la obtención de pruebas.

Los femicidios y la violencia son alarmantes, datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), han señalado que cada día mueren en promedio al menos 12 latinoamericanas y caribeñas por el solo hecho de ser mujer. Los signos entre los femicidios recientes, los intentos de secuestro y la pornografía infantil en Costa Rica, tienen en común algo, el daño al cuerpo principalmente de las mujeres y de las niñas.

¿Por qué todo tiene que terminar en violación, muerte y/o ultrajar el cuerpo? ¿Qué pasa si le digo que esto tiene raíces en lo ideológico y económico? Ninguna actividad económica y acto violento, están exento de subjetividades y de un contexto organizacional, que configura nuestro comportamiento y el desarrollo de nuevas formas de operar y estructuras organizacionales.

Esta violencia experimentada parte de una base ideológica, en el que el significado de ser mujer es sinónimo de inferioridad. La conducta violenta pasa por la experiencia de ser hombre, que parte del hecho que se debe de ser siempre lo contrario a una mujer. De una lucha constante de demostración, virilidad y superioridad.

Con la violencia de género instaurada como una cotidianidad, la podrás encontrar en paleta de colores y se ejecuta sobre el cuerpo. Desde una economía globalizada en el que circulan capitales libremente, entre ellos el tráfico del cuerpo de las mujeres en la trata o la explotación sexual, mercantilizan el cuerpo y encuentran en esto un gran negocio.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), ha señalado en los informes Globales de Trata de Personas que las mujeres y las niñas representan el 70% del total de los casos de trata de personas que se han encontrado en el mundo en los últimos 15 años. Además, el 59% de las víctimas han sido objeto de explotación sexual y el 34% han sido sometidas a trabajos forzados.

Desde el plano de las políticas económicas, a base de mantener la tasa de inversión para mitigar el desempleo, no se mide sus consecuencias de qué tipos de empleo se generan y que implicaciones se dan en las mujeres.

Por ejemplo las oportunidades de trabajo estereotipadas parten de la base social del cuerpo. Es decir, se es mujer porque se es madre biológicamente, por tanto sus únicas habilidades son para procrear y cuidar a su familia, confinando a las mujeres a puestos trabajo considerados “femeninos” y mal pagados en la economía informal, tales como cuido de la salud, niñeras, trabajadoras domésticas, costureras, cocineras entre otros.

Estas bases ideológicas no son del hoy, tienen raíces profundas de más de 100 años. Es aquí justamente donde la reflexión progresiva constituida por mujeres feministas y no feminista, se hacen vitales para combatir la violencia. Es la educación y la organización, los vehículos que pueden llevarnos a las mejores soluciones.

Con el trabajo de seguridad y la cultura de la evaluación en lo institucional con programas, se puede impulsar medidas correctivas y preventivas, para que aquellas normas, códigos y organizaciones se des-normalicen y se cuestionen, de modo que a futuro, se pueda transitar libremente, y tener perspectiva de crecimiento ocupacional y profesional.

 

Si le interesa recibir información diariamente:

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...