Alfonso Chase.

Este libro es una cartografía, el autor lo enfatiza. Es una manera de hacer labor de vida en 500 páginas, desde su propio punto de vista y con la ayuda de lecturas, entendidas como conexiones, un estilo de memoria que recoge lo publicado en revistas y diarios, prólogos, propuestas, en una selección, montaje y edición de Alejandro Aliaga, hace una década, en un estilo muy sudamericano y adecuado a un autor como Alberto Fuget.

Son rutas, locales e internacionales, puertas de embarque, escalas, conexiones, rutas, desembarcos, maletas perdidas, inteligente manera de conducirnos a terminales, aéreas, ferrocarrileras, hasta regresar a las opiniones y creaciones del autor en un periplo de vida profundo, escritura de ciencias técnicas, artes, territorio del escribir, escribiéndose, permitiendo que un otro lo ordene, lo monte, como especie de collage monstruoso, en ese mapa geográfico que es la propia existencia.

Tránsitos es un libro de debe estar en la biblioteca de toda aquella persona que admira -admiramos- a Alberto Fuget, en ese viaje, el, escritor y cineasta, artefacto narrativo en todo lo que ha hecho y hará. Rebobinémoslo. Es decir, leámoslo.

Alberto Fuguet es un escritor, periodista y director de cine chileno, estudió sociología y periodismo, se le considera una de las nuevas voces más importantes de la literatura chilena. Su obra, caracterizada por su realismo urbano y su crítica a la sociedad chilena,