Alfredo Fournier Beeche: Coronavirus en Nicaragua

Nicaragua ha mostrado una criminal falta de interés por la letal enfermedad y está permitiendo que su población sea diezmada por la pandemia.

0

Alfredo Fournier Beeche, Abogado.

Recuerdo siempre a mi padre, Licenciado Fabio Fournier Jiménez, profesor de Derecho Internacional Público durante casi 70 años, que siempre decía que nuestra Costa Rica es una muestra de que el Derecho sí hace el milagro de que haya estados pequeños, pacíficos y democráticos, que subsisten sin ejército. Esa subsistencia la logra Costa Rica mediante el Derecho Internacional y todos sus instrumentos.
Costa Rica ha hecho uso del Derecho Internacional en varias ocasiones, algunas de ellas muy recientemente; en especial, frente a Nicaragua para hacer que respetara nuestra integridad territorial en el caso de Isla Calero. Ahora, con motivo del coronavirus, nos volvemos a encontrar ante una amenaza más sutil, más escondida, pero con no menos pérfida.

Nicaragua ha mostrado una criminal falta de interés por la letal enfermedad y está permitiendo que su población sea diezmada por la pandemia, sin el menor recato y sin la menor consideración al bienestar de su pueblo. Pero ese actuar, malo en si mismo, nos afecta directamente, porque los nicaragüenses se vienen a Costa Rica a lograr la salud que su país no les da. Son emigrantes no solo de las condiciones económicas, sino que, también, de la criminal indiferencia ante la mortal enfermedad. Y al emigrar hacia nuestro país, contagian a nuestra gente con la forma más peligrosa, la comunitaria, y lo hacen a las personas más necesitadas, que menos pueden defenderse, los que tienen que trabajar y no pueden confinarse. Porque, si no trabajan, no comen. Los más pobres.

El Derecho Internacional sí nos da los remedios suficientes. Tememos que usarlos sin límites. Es nuestra obligación para con los costarricenses mismos. Es defensa de nuestra gente. No obligar a Nicaragua a cuidar su propia gente, es hacerse cómplice del genocidio que esos gobernantes hacen con su pueblo.
Costa Rica debe recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que se aplique CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS (Pacto de San José), pues la actitud de indiferencia, Nicaragua viola el Artículo 4, Derecho a la Vida. Los Estados no pueden matar o dejar morir – que es lo mismo – a sus pueblos. Los Derechos Humanos no son para ser denunciados solo por los Estados donde se da la violación, porque nunca lo serían. La demanda puede hacerla cualquier Estado e, incluso, cualquier persona, pues la violaciones de los Derechos Humanos atacan a toda la Humanidad. No creo necesario, por ahora, ahondar en estos conceptos. Pero si quiero alertar sobre la ominosa situación que se le presenta a la población nicaragüense y, como consecuencia, a la costarricense, con la criminal actitud genocida del gobierno de Nicaragua.

No podemos ser complacientes ni volver a ver para otro lado. Tenemos que ser firmes y resistir este nuevo ataque de los gobernantes de Nicaragua. Es GENOCIDIO. Se trata de la violación de DERECHOS HUMANOS.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...