Alina Guadamuz Flores: Tecnología 6G

Por ejemplo, el teléfono 6G del futuro podrá probar el aire que lo rodea en busca de alérgenos, explosivos o químicos tóxicos y determinar si su comida es apta para ser ingerida. Le ayudará a ver en la oscuridad utilizando visión nocturna y representará imágenes mucho mejores de lo que puede ver el ojo humano.

0

Alina Guadamuz Flores, Abogada

Si bien es cierto que apenas comienza a desplegarse mundialmente la tecnología 5G, vista como una gran novedad debido a la gran cantidad de beneficios que se supone que generará en la sociedad, también es cierto que ya se están haciendo pruebas con tecnologías nuevas, para seguir avanzando en esta área de las telecomunicaciones. Sabiendo que existen varios tipos de tecnología de telefonía móvil, habiendo comenzado estas desde la 1G hasta llegar a la 5G, es oportuno hablar sobre una nueva tecnología en gestación: la 6G.

Esta nueva generación de tecnología alcanzará la velocidad de conexión de 1 TB por segundo, lo que significa que sería 50 veces más rápida que la tecnología 5G (ver Forbes México).

Como es de imaginar, cada tecnología irá mejorando y, así, mostrando claras ventajas sobre las anteriores. Con la red de sexta generación se plantea la posibilidad de que, para 2035, situaciones como el hacer que la inteligencia humana sea enviada de manera instantánea por el aire, sea posible. CNN en español explica en detalle parte de ese sofisticado panorama:

Por ejemplo, el teléfono 6G del futuro podrá probar el aire que lo rodea en busca de alérgenos, explosivos o químicos tóxicos y determinar si su comida es apta para ser ingerida. Le ayudará a ver en la oscuridad utilizando visión nocturna y representará imágenes mucho mejores de lo que puede ver el ojo humano. Así como un teléfono celular ha reemplazado a la cámara independiente y al reloj de pulsera para muchos, y comienza a reemplazar a la billetera, los teléfonos de 6G podrían llegar a reemplazar a los anteojos a través del uso de anteojos, que pueden funcionar también como auriculares, que tengan una capacidad increíble de representar imágenes y sonidos estereofónicos.

Esto implica crear los dispositivos y la infraestructura que permitan implementar la nueva tecnología, por lo que, si bien apenas se empiezan a comercializar los teléfonos que permiten accesar a la red 5G, ya varios países se encuentran desarrollando dispositivos y la infraestructura que permitan usar a la 6G. Entre ellos están Japón, China y Corea del Sur, siendo que el primero de estos se ha planteado tener la tecnología lista para 2030 (ver Japón ya desarrolla el 6G que será 10 veces más rápido que el 5G).

No obstante, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia están trabajando de manera conjunta para avanzar en el desarrollo de la 6G (ver El futuro de las redes: 6G y 7G).

Al igual que como sucede con la tecnología de quinta generación, la sexta presenta el reto de la inversión económica en la creación de la infraestructura. El sector de telecomunicaciones no se escapa al desafío al que se enfrentan otras industrias, sea la médica, aeronáutica, etc., donde las inversiones son cuantiosas. Por ejemplo, la inversión que Corea del Sur planea llevar a cabo para desarrollar la tecnología de telefonía móvil de sexta generación es de 143 millones de euros, aproximadamente (ver Corea del Sur planea plan piloto de la red de datos 6G en 2026, 50 veces más rápida que el 5G).

Todos estos avances que, por momentos, podrían percibirse como futuristas, se encuentran incluidos dentro de todos aquellos a los que conlleva la Industria 4.0.

Este nuevo paso en la tecnología incluye desde el entretenimiento, pasando por sistemas de comunicaciones autónomos, ciudades inteligentes, atención médica remota, entre otros beneficios. Muchos de estos se conseguirán con el despliegue de 5G, pero aquellos servicios que esta no pueda suplir serán prestados tanto por la tecnología móvil 6G, como por la Red 2030, que, a diferencia de las tecnologías de telefonía móvil, esta última va más dirigida a una red fija.

En el libro blanco Network 2030, de la UIT, se pretenden estudiar todas aquellas aplicaciones que estén desarrolladas dentro de diez años o antes y toma en cuenta la capacidad que tendrá la sociedad para adaptarse a la transformación digital y la interacción que se mostrará entre la inteligencia humana y las máquinas; también se evalúa cuáles aplicaciones usarán a la tecnología para facilitar el bienestar de los humanos.

De una forma muy apresurada, propia del área de las telecomunicaciones, ya se está planeando la tecnología 7G, que será desarrollada en esta modalidad como su base y, además, en 7.6G (ver El futuro de las redes: 6G y 7G), aunque aún no se encuentra definido su estándar.

Por su parte, la UIT comenzará la definición del estándar 6G en 2021 (ver 6G será una realidad en 2028 y detonará cuatro megatendencias, según Samsung).

Una versión más extensa de este artículo está disponible en Derecho de Telecomunicaciones .

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...