Alonso Cunha: Piquín, la tijera más famosa de San Pedro

Mi nombre es José Joaquín Alcázar Hernández, nativo de Tres Ríos de La Unión y el Piquín viene porque el nombre de mi papá era Joaquín Alcázar Fonseca entonces le decían Quincho, y yo soy José Joaquín

0

Alonso Cunha Chavarría. Estudiante de Relaciones Internacionales UNA.

Expresidentes de la República, diputados, exmagistrados, exembajadores, candidatos presidenciales, exministros, docentes universitarios y muchos habitantes de San Pedro han pasado por la silla de babero y las tijeras de Piquín, sin duda un famoso personaje de este populoso distrito de Montes de Oca.

Como toda barbería de pueblo, la de Piquín es un centro de tertulia donde se plantean los más diversos temas. Tiene visitantes permanentes (ausentes con la pandemia) que llegan a leer La Nación, Extra, La República, La Teja; también ven las noticias en televisión y la fiebre sigue con los partidos de las competiciones continentales europeas que se juegan después del mediodía.

Es de suma relevancia rememorar y brindar homenaje a personas que, con su experiencia, se vuelven blasones, enormes referencias, de su comunidad -como lo es Piquín en Montes de Oca-, los cuales son ya reconocibles por generaciones tras generaciones, pues son un hito dentro de ellas. Piquín conoce hasta el rincón más inhóspito de San Pedro, recuerda y relata tantas historias que agotarían incluso a la mano y prosa más diestras, si su empresa fuera transcribirlas. Semejantes a un vórtice, dichas historias contadas por Piquín socavan la rutina y nos transportan a tiempos y lugares. Ya lo dijo Cortázar en el capítulo 71 de Rayuela: «Hasta no quitarle al tiempo su látigo de historia, hasta no acabar con la hinchazón de tantos hasta»

Asimismo, debemos recordar y considerar cómo muchísimas profesiones –llamémosles tradicionales– adolecen los estragos de estos tiempos sumamente trágicos, de rezago económico e incertidumbre social, pues estas, quizá, sufren las consecuencias de una manera aún más marcada que otras. La actitud, la buena cara ante tales situaciones es vital para la persona, al mal tiempo buena cara, y Piquín ha sabido tomar la mejor actitud ante esto. Recordemos, estamos todos en esto, juntos.

Piquín concedió una entrevista a La Revista donde aborda diversos temas de su trabajo y la relación con sus clientes.

  • ¿Cómo era el San Pedro de la época cuando Piquín comenzó a trabajar?

“Pues yo llegué a San Pedro de Montes de Oca en el año 66. “1966 por cierto, el primer lunes de marzo del año de 66 en cada clase de la UCR que era cuando se pelaban de coco los muchachos para llegar al primer año. Y esto era sólo cafetales, del Higuerón para arriba hacia Curridabat había cuatro casas, de ahí hasta la entrada Figueres eran como 6 casas, de aquí para abajo donde está la rotonda de la Hispanidad era todos los cafetales de dentro y aquí para arriba por Plaza del Sol en los Cafetales de… ¿Cómo se llama? de Adrián Collado: Lourdes y todo eso. Era todo sólo cafetales y éramos muy pocos, muy poca gente; y todo el mundo se conocía porque la mayor parte de gente todo mundo se conocía porque la poquilla gente que trabaja en la UCR -que era el principal movimiento que tenía la barbería-, era con trabajadores de la UCR; y todos eran como familia, gente que venía y eran de Turrialba, Grecia, Naranjo, San Carlos, Guanacaste, de Pérez Zeledón, gente que venía a trabajar. Entonces llegaban los lunes en la mañana; aquí a las siete de la mañana, seis de la mañana a San Pedro, Montes de Oca, a la U, vivían por aquí cerca, alquilaban y se iban los viernes cuando salían de trabajo a las, tres, cuatro de la tarde. Se Iban para sus pueblos y así era en ese tiempo. Todo muy sencillito y, por ejemplo, una barbería en ese tiempo aquí en el Rex, que estaba a la par de lo que fue el Banco Anglo Costarricense, aquí en San Pedro, Montes de Oca, a 100 metros de la de la iglesia se cobraban 2 colones 50 por el corte de pelo y 12 colones 50 por la barba de grande, pero sería feliz”.

  • ¿Cuándo comenzó Piquín a dedicarse a la barbería?

“Yo donde me inicié fue en la barbería de unos tíos míos que quedaba en San José; Para decir algo, Para ubicarse un poco: de la esquina La Gloria, del mercado, ahí en Avenida Central, 25 m al sur estaba la barbería Imperial, era de mis tíos. Al frente quedaba lo que llamaban en ese tiempo La Mata de Tabaco. Ahí trabajan como 10 barberos, eran de mis tíos. Ahí comencé cuando tenía yo quince años.

Cuando yo tenía 15 años comencé a travesar, ahí me pagaba mi tío 30 pesos por semana para que me diera más trabajo para ayudarme mientras yo aprendía. Ahí me ponían a practicar a la hora de almuerzo que se cerraba de doce a una, me ponían a practicar. Y entonces me daban 30 pesos por semana y en esa época llegó otro tío mío que vivía en Alajuelita y me encontró trabajando, y entonces me dice:

-Y eso usted barbero.
-Ah sí, señor ­- le digo-, estoy aprendiendo.
-Usted está sobrado para que se vaya a trabajar conmigo en Alajuelita -me dice-. Yo acabo de montar una barbería.
-¿Y cuándo pusiste barbería, vos? -le preguntan mis tíos de la barbería Imperial.
-Hace como unos meses.
-¿Y quién te enseñó?
-Yo aprendí solo. Usted está sobrado para que se vaya a trabajar conmigo a Alajuelita. ¿Cuánto le paga mi hermano aquí en San José?
-30 pesos por semana -le digo-, de lunes a sábado.
-Yo le pago 60 y se va conmigo, pero eso sí: tiene que trabajar domingos.

Y se volvieron a ver entre los hermanos y me dice Francisco, que era el que lleva la batuta en la barbería Imperial en San José, ellos se volvieron a ver y entonces me hicieron una seña. Entonces le dije yo:

Sí, sí, me voy ahí.
-Aproveche eso -me dice mi tío y el otro tío también-, aproveche eso y son 30 más por semana, claro tiene que trabajar domingos.

Me fui a trabajar allá cuando tenía 15 años. Así me inicié”.

  • ¿Cuántos años tiene de haberse establecido como salón, y dónde hasta la fecha?

«De aquí donde estoy ya yo voy para 27, 28 años de estar en este mismo lugar después de que llegué a San Pedro en el año 66. Estuve con mi tío en el Rex, a la par del Banco Anglo. Estuve 27 años y después me independicé, que me vine para acá donde estoy ahorita, ya con negocio propio.

Ya voy entrando a los 28 años, aquí mismo, en el mismo lugar del Banco Popular de San Pedro de Montes de Oca, 100 al oeste, o sea, viniendo para San José del oeste y 25 metros al sur. Ahí estoy y gracias a Dios me ha ido muy bien”.

  • ¿Quiénes ha tenido del Avioneta Set como clientes en el pasado?

“De 54 años que llevó de estar aquí en San Pedro Montes de Oca… no sé cómo decirle porque, por ejemplo, en mis manos pasaron, en aquellos años, del año 66 para acá, para decir algo, rectores de la UCR, los mejores profesores que digo yo que siempre ha habido en la historia de la Universidad de Costa Rica de los años 60 y 80. Los mejores como Constantino Láscaris, Isaac Felipe Azofeifa, el señor de las Matemáticas, Chaverri y una multitud durante tantos años que los aburriría mencionando nombres, igual que de los políticos, artistas, futbolistas y más.

Y de todos esos personajes ahí se inició mi clientela con esa clase señores. Después Aquí como como yo era un güililla cuando llegué aquí a San Pedro y al cumplir 20 años comencé a hacerme una clientela de muchachillos que fueron trayendo a sus papás y a sus abuelos que eran los finqueros de Costa Rica, finqueros de finqueros. Porque San Pedro era puro cafetales, cafetales de Collado y de otros más; entonces ahí comencé yo a hacerme gente, digamos de lo que llaman ahora gente, bueno, acaudalada -digámoslo así- y con respecto a esa muchachada que comenzó a estudiar a graduarse la universidad de Costa Rica en esos llegaron a ser hasta presidente de la República o magistrados o ejecutivos de una u otra empresa o propietarios de grandes empresas que llegaron adquirir las empresas de sus papás, o bueno de políticos. Lo interesante de esto que muchos de ellos todavía vienen.

  • ¿Cuántas generaciones han pasado por sus tijeras?

“A mí me han traído, digamos hace como un año, me trajeron a un chiquito para que le cortara por primera vez el pelo y me dice el señor: ¿usted se acuerda de mí? y me quedé yo así como que sí cómo que no, y me dice: yo soy Fulano de tal -dice-, aquí le traigo otra generación más, porque usted ya lleva cuatro y ahora con este chiquito, que le traigo para que le corté el pelito por primera vez dice yo no soy de aquí, pero se los traigo para que bata el récord. Esta es la quita generación en la familia mía. Entonces me han tocado como dos o tres casos, que me han traído así un chiquito. Tal vez la única vez que le he cortado el pelo porque no viven aquí en San José. Pero me los han traído porque el pariente más viejo dice: esta la quinta generación de mi familia”.

  • ¿Quién es Piquín y cuál es su nombre verdadero?

-Mi nombre es José Joaquín Alcázar Hernández, nativo de Tres Ríos de La Unión y el Piquín viene porque el nombre de mi papá era Joaquín Alcázar Fonseca entonces le decían Quincho, y yo soy José Joaquín entonces una tía quería que me dijeran Quines, la otra que quería que me dijeran Quin, y mi mamá, que en paz descanse, dice: No,  no, eso no me gusta, no me gusta y no me gusta y entonces como a mi tata le decían Quincho, él es Joaquín y yo soy José Joaquín.

Me acuerdo yo que mami, cuando estaba chiquito, me dijo: yo luché mucho con sus tías dicen para que no le dijeran Quin ni Quines -dice-, y yo me propuse que le dijeran Piquín. Por cierto, ahora el 15 de julio cumplí 74 años y en el mundo artístico de la tijera decir Piquín es decir un barbero. Imagínese 58 años de estar acá en San Pedro de Montes de Oca, ¿quién no me conoce? toda la gente que pasa por la universidad, todo, todo, todo, el mundo: quién es Piquín todo el país me conoce, no me conocen por el verdadero nombre, porque a mí ya me han hecho como cuatro novenarios. Sí porque se murió un Piquín, creo un Piquín que tenía una orquesta en Guanacaste. Se murió allá entonces en los programas y deportivos, algunas ocasiones dicen: se murió Piquín; Llaman a ver si soy yo y en otras ocasiones, como le digo, me han hecho como 4 novenarios porque todo el mundo decir Piquín soy yo y había otro en Turrialba también. Me han hecho cuatro novenarios mínimos que yo me he dado cuenta y me han anunciado como muerto como 6 veces preguntando a ver si es cierto que yo me morí como decimos en Tres Ríos.

  • ¿Actualmente quiénes trabajan con usted?

“Esta actividad es familiar, sólo así se puede llevar, así que trabajoconmigo mi hijo Cristian, a nombre de quien está la barbería, también colabora desde hace años, Cindy que por ahora está medio tiempo.

Somos tres, porque los tiempos no se prestan para más, ya veremos como se presenta el futuro, pero por ahora nos protegemos tanto nosotros como a la clientela cumpliendo con todas las medidas sanitarias que dicta el Ministerio de Salud, para que el cliente venga con toda confianza”.

  • ¿Qué mensaje le enviaría a los colegas barberos y a las clientelas en general en estos momentos de pandemia?

“A los barberos: tener paciencia; porque estamos en un tiempo muy difícil. Es tener paciencia a los que podemos seguir con el negocio abierto. Y a la clientela en general: que nos apoyen y que salgan a vencer sus miedos y cosas. Que salgan y que nosotros tenemos todas las condiciones higiénicas para tratarlos como merecen. Ahhhh y llámenme para darles cita al 2234-1765, no se les olvide, estamos en el puro centro de San Pedro”.

  • Y por último un comentario libre:

“Bueno darle gracias a Dios y a la virgencita de darme la oportunidad de estar ya 58 años cortando pelo, bien de salud y con muchas ganas de seguir embelleciendo el pueblo”.

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...