Álvaro Sáenz: En UCCAEP creemos en el diálogo

0
Álvaro Sáenz Saborío.

En momentos que el país se enfrenta a importantes retos sociales, políticos y económicos, La Revista consideró de vital importancia conocer la posición del sector empresarial, amparado por la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (UCCAEP).

Ello lo hacemos ubicándonos en un escenario fiscal que a pesar de haber sido sometido a importantes reformas en sus aspectos tributarios y de control de egresos, no estaría dando las señales que se esperan en materia económica. A esto se agregan aspectos directamente vinculados al empleo público, elemento que sectores políticos señalan como disparadores del gasto, además de convenciones colectivas y regulaciones al derecho a huelga.

De ahí entonces iniciamos la conversación con el presidente y portavoz de UCCAEP Álvaro Sáenz.

  • ¿Cuáles son, a juicio de ustedes, las causas fundamentales de la pronunciada desaceleración que la economía costarricense viene experimentando desde al menos a inicios de 2016?

Hay causas originadas en el exterior, relacionadas a la pérdida del impulso en el crecimiento mundial de la producción. La economía costarricense se está viendo afectada por el menor comercio internacional y el consecuente menor dinamismo del sector exportador de bienes, particularmente se ha dado una caída de las exportaciones agropecuarias y de las exportaciones industriales a Centroamérica. Por otro lado, hay razones internas que han influido en la desaceleración de toda la economía, siendo la más importante la situación fiscal del país, la cual ha generado un ambiente de incertidumbre y desconfianza en el sector productivo sobre el futuro de los negocios, por ello se ha visto reducido el consumo y la inversión, y se ha ralentizado el crecimiento del crédito productivo al sector privado; posteriormente a finales de 2018, ya con una situación económica complicada, Costa Rica aprobó una reforma fiscal para aumentar los ingresos y reducir los gastos del Gobierno Central, la cual, aunque necesaria, fue un duro golpe para el dinamismo del sector empresarial. Paralelamente en el 2018, se presentaron dos acontecimientos que empeoraron este panorama y fue la crisis en nuestro país vecino Nicaragua, un importante mercado de tránsito y final importante para Costa Rica; así como la huelga nacional del segundo semestre del año.

  • Desde la UCCAEP ¿qué entienden ustedes por reactivación económica?
  • ¿En qué plazos esta debería hacerse evidente?
  • ¿A través de cuáles indicadores se confirmaría que se ha logrado reactivar la economía?

Reactivación económica es un proceso en donde mediante políticas públicas y económicas se alcanza fortalecer el sector productivo del país y dar un mayor dinamismo a la actividad económica, logrando un aumento significativo del PIB, una disminución del desempleo, un incremento en los niveles de consumo e inversión dentro del país, así como una mejora en los niveles de exportaciones e importaciones.

La reactivación es un proceso que toma su tiempo, pero que deben tomarse acciones inmediatas para lograr resultados en el menor tiempo posible; lo ideal es que los primeros resultados sean notables en este 2020.

La reactivación se valida mediante la observación de múltiples indicadores económicos, que en su conjunto muestran una mejor economía. Siendo el principal indicador la tasa de crecimiento del PIB, que debe tener un ascenso significativo y sostenido por varios periodos, lo ideal es que sean tasas de al menos el 4%. También se puede reflejar por medio de indicadores del mercado laboral, como lo es la tasa de desempleo (debería ser inferior al 8%) y la tasa de informalidad, pues una economía en crecimiento requiere y crea más y mejores puestos de trabajo. También los indicadores del comercio exterior, como el crecimiento de las exportaciones e importaciones, brindan una señal de que la producción y consumo local se están reactivando.

Para que una reactivación económica sea sostenible debe permear a través de los diferentes sectores económicos y las diferentes regiones geográficas del país porque si no lo que estamos creando es una gran desigualdad hacia el futuro en oportunidades y en niveles de bienestar percibido (expectativas).

La reactivación económica, también hay que entenderla en función de los diferentes tamaños de las empresas en Costa Rica,  donde 70% de las unidades empresariales tienen menos de 5 empleados por lo tanto el encadenamiento productivo es esencial lograrlo.

La reactivación económica es una consecuencia de que los diferentes agentes económicos hayan tomado decisiones de inversión a favor de emprendimientos pequeños medianos y grandes que a su vez generan empleos lo cual es la forma más eficiente de bajar los niveles de pobreza. Y para eso es esencial que el aparato estatal Costarricense genere condiciones de seguridad jurídica en temas relacionados al clima  laboral, social, ambiental y económica.

Porque no podemos hablar del concepto ambiguo de reactivación económica sin hacer la disección correspondiente a nivel de las empresas, las regiones geográficas,  y las actividades económicas,  a cada una de ellas el estado debe apoyar, o no estorbar,  a través de diferentes instituciones, pues para eso pagamos los impuestos.

También debemos evitar confundir la reactivación económica coyuntural de la estructural. La coyuntural requiere, por ejemplo,  de medidas más urgentes cómo es bajar la tramitología, facilitar el accesso al crédito, o flexibilizar las leyes laborales para ajustarse a la realidad del mercado. Y las estructurales que dependen mucho más de la seguridad jurídica a largo plazo, de la estabilidad macroeconómica, de la sostenibilidad de nuestro sistema de seguridad social y Educación Pública, y de qué instituciones de Educación y capacitación como el INA adecue su ley en forma urgente para que podamos poner a trabajar a mucha gente que apenas recibió educación primaria y que está en condiciones de sumarse al mercado laboral.

  • En la prensa se informa que entre las propuestas para reactivar la economía que ustedes han formulado al gobierno, se incluye las siguientes: promover la formalización de quienes hoy están en la informalidad; reformar el empleo público; aplicar flexibilización laboral; poner en marcha la educación dual.
  • ¿De qué forma estas cuatro medidas promoverían una reactivación y en qué plazos ello se esperaría lograra resultados?

En primera instancia, es importante indicar que la confianza es el ingrediente principal para generar un crecimiento sostenido, en la medida en que los inversionistas, los empresarios y los consumidores gocen de confianza en el entorno para invertir como para consumir, se generarán círculos virtuosos de crecimiento sostenido e inclusivo. En esa vía UCCAEP ha hecho propuestas que van orientadas en la generación de confianza como los temas que tienen que ver con las reformas al empleo público y regulación de huelgas, que si bien no tienen un componente directo de reactivación económica, si tienen un impacto fundamental en la generación de esos espacios de confianza que todos necesitamos. Medidas de este tipo tendrían un impacto de corto plazo en la generación de más crecimiento dado el clima de confianza que atraen. Otras medidas como la mejora continua del talento humano, a propósito de la educación dual, tendrán un impacto en un mediano y largo plazo, pero avanzar en ese crecimiento sostenido e inclusivo deben sentarse las bases de una sociedad cada vez más preparada para afrontar los retos de la revolución.

La rigidez de los mercados laborales tampoco permiten un crecimiento rápido, en la medida en que tengamos un esquema de regulación del mercado laboral que se adapte al entorno cambiante en que el mundo está inmerso; hoy esto permitirá atraer más inversión y generar empleo, en este sentido la flexibilidad laboral, las jornadas anualizadas, jornada 4-3 por ejemplo, permitirán generar inversión importante y empleo por consiguiente.

Sobre el tema de la informalidad, UCCAEP ha insistido mucho en que la reducción de trámites, las amnistías en la seguridad social para las empresas que han estado a la sombra de la formalidad son necesarias para generar trabajo decente y empleos de calidad para los costarricenses, esto hará a las empresas objeto de crédito lo mismo que a sus trabajadores, con lo que puede aumentar la inversión, el empleo, la base de asegurados y de cotización por lo que atacar la informalidad es piedra angular de cualquier estrategia de reactivación económica, los plazos pueden variar dependiendo del tipo de medidas que se adopten pero irían desde el muy corto plazo hasta los plazos más largos.

Un detalle importante es que Costa Rica se encuentra inmersa en un mercado globalizado del Siglo 21, pero con  una estructura de gobierno del siglo 20 y con leyes laborales que derivan de condiciones económicas y filosofías del siglo 19. Por lo tanto es muy importante la flexibilización laboral en cuanto a la jornada laboral flexible, la base mínima contributiva, el aseguramiento del trabajador independiente bajo esquemas realistas, de modo que no sólo bajemos la informalidad sino que bajemos el desempleo, pues muchas personas podrán tener dos o tres trabajos tiempos parciales en diferentes actividades económicas y estar asegurado en todos bajo  una sombrilla de certeza jurídica laboral.

  • ¿En el contexto actual cómo califican ustedes la eficiencia en los servicios públicos?
  • ¿Con base en qué criterios e indicadores debemos evaluarla?

Creemos que los servicios públicos pueden mejorar y por ello, es necesario que se apruebe una Ley de Empleo Público en el país que busque mejorar la calidad del servicio prestado por los funcionarios públicos, poner en práctica un sistema más transparente y con eficiente rendición de cuentas y de reducir el gasto público por concepto de remuneraciones.

En el sector público no resulta sencillo establecer metodologías para evaluar el desempeño, el mérito y la productividad del funcionario, sin embargo, en países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico-OCDE, en Chile y Colombia se aplican metodologías para medir el desempeño del empleado público.

Por ello, se debe tomar en cuenta la evaluación estricta y objetiva del rendimiento, la rendición de cuentas, los incentivos basados en méritos (meritocracia), la remuneración basada en productividad, la descentralización (devolución de autonomía), la retención del capital humano capaz, la participación ciudadana en la evaluación del funcionario, el establecimiento de contratos formales de gestión (premios y castigos), la definición de políticas de ingreso, la seguridad/estabilidad laboral al funcionario eficiente y evitar tanta rigidez e ineficiencias generadas por la inamovilidad.

La calidad de los servicios públicos es un tema de vital importancia, pues no son ni más ni menos que la forma de devolverle al ciudadano los impuestos pagados para un fin o propósito específico. Por tanto con la ley de empleo público que están planteando aprobar, esperamos  poder atraer el talento y premiar el esfuerzo y al mismo tiempo invitar a los que no quieren trabajar a salir, fomentando de esta manera un mucho mejor retorno a la inversión que hacemos todos los que pagamos impuestos.  Esto es especialmente importante aplicarlo aquellos servicios donde el Estado tiene condición de monopolio o de dominancia económica total.

  • Desde el seno del empresariado:
    ¿Cómo califican la eficiencia en temas tales como nivel tecnológico, desarrollo y capacidad gerenciales, productividad, logística, comunicaciones, infraestructura ¿son los idóneos?

En conjunto con la OIT, UCCAEP llevó a cabo un ejercicio importante denominado Estrategia Nacional de Empresas Sostenibles, en este, se determinó mediante una serie de ejercicios económicos que las empresas de la muestra generan en promedio, el 67.5% de su ingreso potencial, dados sus insumos y tecnología, para llevar a cabo la producción de bienes y servicios. Es decir, las empresas costarricenses pierden, en promedio, el 32.5% de su ingreso potencial a causa de ineficiencia técnica.

También es notoria la amplia dispersión de la eficiencia de las unidades empresariales, reflejo de la coexistencia de empresas muy cerca de operar de manera completamente ineficiente (i.e. con ingresos en o cercanos a cero) y otras (una minoría) altamente eficientes y posiblemente coincidentes con las muy modernas y competitivas unidades vinculadas a los mercados mundiales. Esta característica sugiere la existencia de una economía dual.

Se determina que las empresas son mayormente intensivas en trabajo, y esta es una característica atribuible, más probablemente, a las empresas de menor productividad, debido a la necesaria complementariedad con el factor capital.

Respecto al universo de empresas ineficientes, sería razonable pensar que se corresponden con esa mayoría de unidades económicas caracterizadas, como cuentapropistas o microempresas, con ciclos de vida cortos y una probabilidad mayoritaria de operar en el sector del comercio y generando ingresos inferiores al salario potencial en relación de dependencia, lo cual indica que no están utilizando plenamente su potencial productivo.

En virtud de este diagnóstico, se considera necesario que las empresas lleven a cabo mejoras en diferentes ámbitos. Dichas acciones comprenden reformas en la administración de insumos y la capacitación del personal ocupado, inversión en áreas que presenten los retornos más elevados, reducción de desperdicios, identificación de actividades que no agregan valor, simplificación de procesos y eliminación de deficiencias en la producción para mejorar el rendimiento de los insumos.

Además, resulta necesario incrementar la dotación de capital de las empresas a los fines de complementar mejor al factor trabajo.

Para mayor detalle y especificidad puede consultarse el estudio Decálogo 2018-2020.

  • ¿Cómo evalúan el sistema financiero de Costa Rica en términos de su contribución a la producción, la modernización de la economía y la generación de empleo?
  • En particular refiéranse a la disponibilidad de crédito y el nivel de las tasas de interés.

El sistema financiero es una de las piezas vitales para la economía de un país, para el crecimiento de la producción y para la generación de más puestos de trabajo. El sistema bancario y financiero es un sistema robusto, con entidades públicas y privadas, con alto grado de competencia y de vigilancia se garantizan su sostenibilidad y solvencia.

En las condiciones actuales de la economía costarricense, con un déficit fiscal que provoca que el gobierno compita con el sector privado en la obtención de recursos financieros y la incertidumbre en cuanto al entorno económico, ha hecho que las tasas de interés se mantengan en niveles considerados altos para facilitar una reactivación económica y además ha hecho que se enfríe el otorgamiento de créditos al sector privado; por ejemplo, al cierre de 2019, el saldo de los créditos del sistema financiero al sector privado decreció en 1.5% comparado con diciembre de 2018.

El sistema financiero dispone de los recursos necesarios para otorgar créditos que permitan la creación de nuevos negocios y la generación de más empleo, sin embargo se necesitan que se analicen las tasas de interés, para encontrar la forma de reducirlas con el propósito de mejorar las condiciones de financiamiento al sector empresarial, principalmente en los bancos públicos, los cuales poseen la mayor parte del mercado financiero del país y además deben estar llamados a brindar mejores opciones de crédito para aquellas personas o negocios que necesiten recursos para invertir y producir.

  • Tomando en cuenta que la libre sindicalización es considerado uno de los más básicos y universales derechos laborales, ¿a qué atribuyen ustedes la casi nula presencia de sindicatos en la empresa privada de Costa Rica?

En la primera Encuesta Nacional de Empresas Sostenibles, se consultó sobre cómo perciben las empresas las organizaciones sindicales: en el caso de las empresas medianas y grandes, las representaciones negativas respecto de los sindicatos acumulan incluso mayores porcentajes que las micro y pequeñas. Siempre vinculadas con la misma tónica de calificativos. Se les atribuye ser: no conciliadores, cerrados al diálogo, destructivos, no generadores de beneficios ni de identidad para la empresa y además parcializados y no confiables. Aunado a estas evaluaciones la libertad de asociación de los trabajadores ha hecho que en mayor medida exista un mayor porcentaje de asociaciones solidaristas dentro de las empresas que de sindicatos, estas segundos se visualizan como agrupaciones que sí benefician al trabajador y a la empresa, generan identidad para la empresa y son además constructivas, representativas, confiables, conciliadoras e incluyentes entre otras cualidades.

Sí hay presencia sindical en el sector privado e incluso la reforma procesal laboral aprobada en 2016, lo fomenta, sin embargo, los trabajadores del sector privado siguen inclinándose más por el modelo solidarista, el cual ha sido muy exitoso en el país y ha constituido una equidad de las relaciones obrero patronales, que se  ha manifestado equilibrio para replantear las demandas, la organización y la conciencia obrera desde una perspectiva diferente al modelo sindical y cooperativo.

Las empresas que han adoptado  el modelo de una asociación solidarista, han plasmado una serie de valores y principios fundamentales, los cuales son de carácter ineludible.

Por lo anterior, en gran parte del sector privado ha venido privando la asociación al solidarismo, por encima de la sindical, pues el primero tiene beneficios tangenciales y una manera de operar muy equilibrada.

Pero más bien los trabajadores,  son los que han escogido el modelo asociativo solidarista y recordemos que la sindicalización es una opción no una obligación,  igual que el solidarismo,  igual que el cooperativismo,  por lo tanto en el modelo de miles de pequeños propietarios de Costa Rica con una amplia cobertura de seguridad social en salud y educación la gente  escoge en libertad el modelo de asociación que más congenie con sus intereses y sus principios y valores.

  • Si bien es innegable que el país debe tomar medidas apropiadas que en un plazo razonable le permitan superar el problema fiscal que vivimos, también es cierto que una política concentrada en un programa de austeridad fiscal seguramente tendría efectos depresivos sobre la economía, lo cual es más preocupante teniendo presente que ésta se mueve al borde del estancamiento y arriesga entrar en recesión
  • ¿Están ustedes de acuerdo o no con el anterior enunciado? Expliquen por favor su posición al respecto.

Es claro que el gobierno es un actor importante en el mercado y economía nacional, mediante la compra de bienes y servicios, pero un programa de austeridad fiscal no significa solamente que el gobierno debe reducir al máximo su consumo, sino que debe realizar el gasto de una forma eficiente, por lo que seguirá contribuyendo a mover el mercado nacional. Sin embargo, el controlar el gasto público contribuirá a mejorar las finanzas del Estado y a brindar un ambiente de confianza y mayor estabilidad en distintos indicadores económicos, como inflación, tipo de cambio, tasas de interés, etc.

Además, si el Estado aplica realmente medidas de reactivación económica, que generen confianza para los distintos actores económicos, consumidores y empresas, habrá más incentivos para invertir, producir y consumir, por lo que la producción de bienes y servicios del país se verá incrementada y se activan los mercados, evitando así caer en un estancamiento o recesión. Por otro lado, un incremento en la producción conllevará un incremento en la recaudación fiscal, con mucha más rapidez ahora que se adoptó el Impuesto al Valor Agregado añadiendo el tributo por el consumo de servicios, que antes estaban fuera del Impuesto de Ventas; lo anterior colaborará en el mejoramiento de las finanzas públicas.

Por lo anterior, es notorio y clave que el problema fiscal del país debe ser resuelto por ambas vías: la del gasto público, con un programa de austeridad y eficiencia de los fondos públicos y la del ingreso público, con una mejor recaudación a través de una reactivación económica verdadera y no incrementando impuestos; si se pretende resolver el problema por solo una vía, es muy probable que no se logre el objetivo de sanear las finanzas públicas y por el contrario se pueda caer en una situación más grave con un déficit fiscal más alto y con una economía en recesión.

  • ¿Partiendo de la situación actual la UCCAEP considera necesidad de un amplio diálogo nacional en Costa Rica?
  • En caso que la respuesta sea afirmativa ¿qué sectores deberían participar? ¿Cuáles serían, a juicio de ustedes, los temas prioritarios a abordar?

En UCCAEP creemos en el diálogo y el año anterior, estuvimos en una mesa de trabajo con varias confederaciones sindicales, trabajando arduamente en la situación que enfrentaba la provincia de Limón.

Debe haber diálogo y los actores más importantes de los diferentes sectores deben estar incluidos, tales como el sector privado, sector estatal, sector sindical, sector solidarista, sector cooperativo, partidos políticos.

Sin duda alguna, el primer tema en una mesa sería como se genera confianza entre los actores, pues sin ella, no se podrá avanzar. Posteriormente habrá que conversar del país que queremos para el resto del siglo XXI, pues el mundo va cambiando muy rápidamente y como país no podemos quedarnos atrás, ni permitirnos seguir dejando a nadie atrás.

Es la empresa privada pequeña, mediana y grande la que ha constituido este país en vía democrática durante 200 años de existencia  y es un modelo de cooperación y no de confrontación cómo vamos a lograr trabajar en armonía, sin embargo deben imperar dos principios básicos de respeto: Uno es la libertad y el otro es la responsabilidad.

La libertad en sus principios democráticos de vida libre, individual, familiar, y social es la que nos ha acompañado para poder crear mecanismos de solidaridad y ayuda al  balance y progreso en el bienestar de todos. Pero la libertad sin responsabilidad se convierte en un peligro y cuando hablamos de responsabilidad es del cuidado que deben tener las instituciones del Estado en gastar los fondos públicos provenientes del esfuerzo de millones de costarricenses en una forma eficiente productiva y sin abusar. Parte de esto  es el respeto que los funcionarios públicos de todas las instituciones deben tener hacia las empresas pequeñas y medianas sobre todo,  para ayudarles a producir generar empleo, no obstaculizar sus procesos, a  apoyarlas cuando sea necesario no intentar cerrarlas o  castigarlas Y esto es esencial para que podamos vivir en armonía.

  • ¿Quedaron superadas las fisuras que se dieron bajo la anterior presidencia de la organización y que conllevaron al retiro temporal de algunas cámaras?

Creemos firmemente que la situación se ha ido superando, pues ya regresaron 2 de las 3 cámaras que se retiraron y más bien ahora queremos incorporar a otras cámaras empresariales. Tenemos un objetivo claro en este 2020 y es continuar uniendo al sector.

  • Luis Paulino Vargas
  • Anauim Valerín Pérez

Si le interesa recibir información diariamente:

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...