America Latina: la desigualdad social y los objetivos del desarrollo sostenible

Si queremos superar la pobreza, es necesario avanzar en la camino de la igualdad y en la construcción de Estados de bienestar para toda la población, en donde realmente la protección social sea un derecho efectivo.

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

La Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas ha presentado el Panorama Social de 2018 para la región, el cual, entre otras situaciones señala que la desigualdad social continúa siendo un elemento histórico y estructural de América Latina y El Caribe que se ha mantenido y reproducido incluso en períodos de crecimiento y prosperidad económica.

El estudio señala que en los últimos quince años a pesar de los avances importantes que mantuvieron los país, estos no impactaron para que la región continúe siendo la más desigual del mundo, por sobre el África Subsahariana (la segunda región más desigual), presentando un índice de Gini promedio casi un tercio superior al de Europa y Asia Central.

Estos altos niveles de desigualdad obstaculizan el desarrollo y se convierten en una barrera a la erradicación de la pobreza, la ampliación de la ciudadanía, el ejercicio de los derechos y la gobernabilidad democrática.

La igualdad es una condición necesaria para la eficiencia dinámica del sistema económico, pues crea un ambiente institucional, de políticas y de esfuerzos favorable para la construcción de capacidades. Esto facilita la innovación local, la absorción de avances tecnológicos generados en otras partes del mundo y la difusión de las innovaciones en el tejido productivo, traduciéndose en el acortamiento de las brechas tecnológicas, el incremento de la productividad y la creación y sostenibilidad de oportunidades de inversión.

Paralelamente en la región persiste una alta heterogeneidad entre subregiones y países en lo que respecta a los niveles de gasto social, y son justamente los países con mayores requerimientos en cuanto a lucha contra la pobreza y servicios para garantizar derechos sociales y alcanzar las metas sociales de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible los que cuentan con menores recursos, tanto per cápita como relativos a su PIB.

Como observamos, a pesar de los avances, persisten grandes desafíos de financiamiento de las políticas sociales, en especial en países que tienen niveles más elevados de pobreza y otras carencias en términos de desarrollo social. El aumento del gasto social ha sido clave para el logro de los avances registrados en materia de reducción de la pobreza y de desigualdad y otros indicadores de desarrollo social. Fortalecer el gasto social es aún más imperativo en contextos de mayor inestabilidad y volatilidad económica. Entre 2002 y 2016 también se produjeron avances importantes en América Latina en términos de inclusión social y laboral, pero persisten brechas estructurales que afectan en forma más acentuada a las mujeres y los jóvenes, así como a las personas indígenas, afrodescendientes y con discapacidad.

La política social debe promover el avance simultáneo de la inclusión social y laboral, y guiarse por una vocación universalista y sensible a las diferencias, con un enfoque de igualdad y de derechos. A pesar de la importancia del compromiso de todos los países de la región con la erradicación definitiva de la pobreza, ese no es el único objetivo de la política social.

Si queremos superar la pobreza, es necesario avanzar en la camino de la igualdad y en la construcción de Estados de bienestar para toda la población, en donde realmente la protección social sea un derecho efectivo.

Las políticas públicas de protección social y las referentes al ámbito del mercado de trabajo han sido fundamentales para conseguir los avances mencionados, pero deben ser reforzadas ante los cambios en el mundo del trabajo relacionados con la nueva ola de innovaciones tecnológicas y la necesaria transición hacia una economía ambientalmente sostenible.

Si queremos como países, cumplir los objetivos del Desarrollo Sostenible, Agenda 2030 debemos trabajar en la eliminación de la pobreza, de la pobreza, del hambre y fundamentalmente de la discriminación de los seres humanos en donde una porción muy pequeña recibe riqueza y una gran masa, miseria.

 

 

De la misma autora le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...