Anauim Valerín: Walter Coto y el impedimento vía referéndum de convocar a Asamblea Nacional Constituyente

Magistrados de la Sala IV debilitan seriamente  la democracia costarricense tras resolución que impide que por vía de referéndum se consulte al pueblo para que éste decida si quiere convocar a una Asamblea Nacional Constituyente,  

0

Anauím Valerín Pérez, Periodista.

“Desde hace tres años  ciudadanos independientes,  de todos los territorios,  y estratos y corrientes políticas, que formamos parte del movimiento por la Constituyente hemos creído pertinente que el país debe organizarse de manera diferente,   para crear mejores condiciones para el bienestar de nuestra población. Esa ha sido nuestra propuesta concreta, democrática, pacífica y sincera. Creemos que a pesar de que cada 4 años tenemos Gobiernos que llegan al poder,  pareciera que los resultados no son los mejores, puesto que estos Gobiernos terminan y los problemas siguen creciendo, siguen empeorándose y el bienestar de la gente no se produce”.

Es así como Walter Coto, uno de los líderes del Comité Central del Movimiento que impulsa una Nueva Constitución, inicia la entrevista.

Días atrás en un voto por mayoría 6 a 1 de los magistrados anularon la resolución del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) y ordenó dejar sin efecto el proceso de recolección de firmas para convocar a referéndum, por iniciativa ciudadana, para que los electores definieran si creían pertinente o no, que el país tuviera  una nueva Asamblea Nacional Constituyente.

Este movimiento, nace con el fin de impulsar  cambios estructurales en la organización del poder, actualizar instituciones  conforme con los tiempos del siglo XXI y   fortalecer las libertades públicas y  los derechos individuales y sociales de los costarricenses.  La propuesta de que el país democráticamente convocara a una Constituyente representa sin duda una salida integral a las disfuncionalidades que tiene nuestra organización política.

A través, de este contexto el movimiento presentó al TSE la solicitud en el 2016,  para que la población decidiera por medio de un referéndum si el país quería o no,  una Asamblea Nacional Constituyente, cuyo objetivo central es escuchar la voz de la ciudadanía.  Se formuló de esa manera porque ha habido al menos 10 proyectos en la Asamblea Legislativa para convocar a una Constituyente y ninguno ha tenido éxito.

“Cuando se presentó la solicitud, el TSE como órgano superior en materia electoral, indicó que ese planteamiento era absolutamente pertinente desde el punto de vista institucional, que no violaba ninguna de las normas y que era conforme a la Constitución Política que nos rige. Posteriormente hubo una ciudadana que presentó un recurso de inconstitucionalidad que en nuestro concepto no debió ser admitido, pero que la Sala admitió y en ese expediente se le dio audiencia a la Procuraduría General de la República e indicó que la iniciativa ciudadana era una iniciativa que estaba conforme a la Constitución, de manera que en el expediente que se tramitó en la Sala Constitucional, no solamente tenía el criterio positivo del TSE hacia nuestra iniciativa, sino que también había criterio positivo de la Procuraduría General de la República,  que manifestó que no había ningún vicio de inconstitucionalidad,» expresó Coto.

Situación que toma por sorpresa a la agrupación, fue que 6 magistrados declararon inconstitucional la iniciativa avalada por el TSE, lo cual les impide continuar con el proceso de recolección de firmas que habían tramitado en todo el país.

«El Movimiento se siente atropellado y muy molesto,  porque a pesar que en el expediente que tramitó la acción, se solicitó la audiencia, o vista que exige la normativa en las acciones de inconstitucionalidad, nunca se fijó fecha, ni se otorgó la vista,  a pesar de la naturaleza profundamente democrática que implicaba la discusión del contenido de la acción, situación que obviamente indica que los Magistrados que acogieron la acción ni siquiera querían escuchar nuestros argumentos», indicó Coto.

La sentencia señala puntualmente:

“Autorizar el inicio de un proceso de referendo para aprobar la convocatoria de una Asamblea Constituyente, contraría los principios de supremacía y rigidez constitucional”.

La cual se respalda en que, una reforma general de la constitución solo puede realizarla una Asamblea Constituyente convocada al efecto del art. 196 de la Constitución, convocada por una ley aprobada por el Poder Legislativo mediante votación calificada y no así aprobada por iniciativa popular, vía referéndum.

Al día de hoy, este movimiento había recolectado  cerca de 100 mil firmas y además, más de 60 municipalidades habían declarado a través de sus Concejos Municipales un apoyo estricto para que se consultara al pueblo la posibilidad de ir a una Asamblea Nacional Constituyente, que además algunas universidades, por medio de los Concejos Universitarios, declararon pertinente la iniciativa.

“Lo real es que 6 magistrados quienes ni siquiera han sido nombrados por voluntad popular, sino que responden probablemente  a intereses de partidos políticos que los llevaron ahí,  simplemente a partir de intereses inconfesos, con una resolución cuyos argumentos de fondo, ni siquiera conocemos porque la sentencia integral no está redactada, por medio de un comunicado de prensa informan que han decidido que este proceso se paraliza, que no se pueden recoger firmas y que no se puede hacer el referéndum que había autorizado el TSE”. Lo desagradable es que a partir de la autorización del Tribunal Supremo de Elecciones,  que es el  Poder Supremo en materia de procesos electorales y organización de plebiscitos y referéndum, el Movimiento Ciudadano recogió firmas en todo el país, esfuerzo democrático que no sirvió finalmente,  porque la Sala IV declaró 3 años después que ese mecanismo es inconstitucional»,  señaló el ex diputado y Expresidente de la Asamblea Legislativa.

La resolución desencadena dos amplios escenarios, desde el punto de vista del movimiento, en primer lugar,  el vaivén que de nuevo sufren las competencias del TSE frente a las competencias de la Sala Constitucional, que ella misma había declarado en el pasado que en materia electoral, como es el caso del referéndum, era única y exclusivamente competente el TSE.  Ahora otra vez  cambia su posición, sin solidez jurídica.

Y posterior, es que la decisión de la Sala Constitucional representa un golpe a la democracia costarricense la cual pasará a la historia, ya que la resolución deshizo la posibilidad de que el pueblo pudiese definir si quiere o no plantear un nuevo esquema de organización política en el país.

“Se le está quitando la posibilidad a la ciudadanía de expresarse en relación con un tema central que es un derecho político de carácter universal que tienen los pueblos,  de definir en su calidad de soberano, el sistema político que una sociedad quiera implementar para vivir en mejores condiciones. Cercenar ese derecho,  es desde el punto de vista democrático, un golpe espantoso a la democracia costarricense, es un golpe muy fuerte que recibe la ciudadanía. Es un cerco que estrecha más y más las vías institucionales para que el pueblo se manifieste de modo directo. Pareciera que ese proceder es parte de un camino cada vez más autoritario de quienes ejercen posiciones de poder. Esa tendencia es muy peligrosa porque es la que puede fomentar la aparición de grupos en el país que generen violencia y caos. La Sala con esta decisión en lugar de  profundizar la democracia, la debilita severamente, pues cierra caminos de expresión legítimos y pacíficos. Nuestro temor siempre estuvo fundado en que los Magistrados estuvieran intranquilos con la posibilidad de una Constituyente,  porque obviamente en ella se iría a discutir el papel de la Sala, y desde luego los enormes privilegios que tienen quienes ejercer la magistratura, donde todos sabemos, que han habido grandes abusos, como desdichadamente también han existido  en otras partes del sector público”, declaró Coto.

Nuestro Movimiento estima que es sano que  esa resolución sea escrutada por la comunidad nacional, y que los Magistrados  entreguen muy pronto la redacción integral de la misma.  El  Movimiento de Ciudadanos está valorando en los próximos días llevar el caso  a instancias internacionales, ya que en principio es una violación de los derechos políticos de los costarricenses para poder definir mediante consulta popular el tipo de organización política renovada que el país requiere.

“Desde ese punto de vista también no se descarta desarrollar un proceso pacífico de explicación a la ciudadanía,  del significado de atraso democrático que tiene esa Sentencia,   para crear consciencia en el país de que el caos y la mediocridad institucional que hemos estado viviendo en diferentes esferas costarricenses también ha llegado a la Sala Constitucional, y que por tanto es bueno que se mantenga la lucha por las reformas estructurales que el país está necesitando,» afirmó el líder del movimiento.

La actual Constitución Política de Costa Rica, se promulgó en el año 1949, al día de hoy ha tenido alrededor de 62 reformas que han impactado 93 artículos constitucionales, algunos reformados hasta tres veces.

Importante recalcar que el contexto en que fue redactada es diferente al actual, donde se dejaron por fuera temas por la situación social, política y cultural de ese entonces, que no fue contemplado hasta el día de hoy.

Al día de hoy se contabiliza en la Asamblea Legislativa más de 50 proyectos de Ley para reformar alrededor de 60 artículos y 10 proyectos para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, sin embargo al día de hoy ninguno ha sido aprobado.

“Estas reformas profundas que venimos planteando habrán de hacerse en el país mañana o pasado mañana, de distintas maneras. Representan una opción de salida a la crisis que nos agobia.   Nosotros hemos contribuido responsablemente con una propuesta pacífica e institucional. Pero en situaciones de turbulencias graves, todo puede ocurrir, otros podrán pensar de manera distinta,  como ocurrió lamentablemente en el 48.  Nosotros  creemos  que no se puede seguir haciendo más de lo mismo, porque si hacemos más de lo mismo, lo que vamos a hacer es profundizar el caos y la anarquía y el desorden que estamos viviendo en el país”, cerró Walter Coto.

 

COMUNICADO DE PRENSA
MOVIMIENTO DE CIUDADANOS POR LA CONSTITUYENTE
Habiendo conocido el Movimiento Ciudadano por la Constituyente, el comunicado de prensa de  la Sentencia de la Sala Constitucional que acogió la acción de inconstitucionalidad presentada contra la resolución del Tribunal Supremo de Elecciones, que autorizó la recolección de firmas para consultar al pueblo mediante  referéndum  abierto y democrático,  sobre la conveniencia de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente declaramos:
PRIMERO: Que como ciudadanos comprometidos con los procedimientos democráticos existentes, respetamos la sentencia de la Sala Constitucional, pero enfáticamente debemos manifestar que no solo no la compartimos, sino que  esa resolución nos parece un  retroceso democrático muy grave.
SEGUNDO: La ciudadanía debe conocer que tanto el Tribunal Supremo de Elecciones como la Procuraduría General de la República,  manifestaron en el expediente donde se tramitó  la acción, que el referéndum autorizado era absolutamente constitucional y respaldaron nuestra iniciativa. Con este voto la Sala Constitucional golpea la institucionalidad al dejar en entredicho no solo la institucionalidad al darle la espalda al TSE, que es el ente encargado de regular los referéndums, y a la misma Procuraduría, que regula la  legalidad de los actos públicos.
TERCERO: La ciudadanía también debe saber que la Sala IV ignoró la solicitud de vista que planteamos,  antes  de que la acción fuese resuelta, como es usual en este tipo de acciones, trámite que fue ignorado por el Magistrado tramitador de la acción y por los Magistrados de la Sala. Con esto se nos privó como ciudadanos del derecho de presentar oralmente las razones que teníamos para sustentar nuestra posición constitucional, violentando nuestro Derecho Constitucional de Defensa.
CUARTO: Estimamos que la Sala IV no lleva razón alguna al afirmar que solo mediante aprobación de ley se puede convocar a referéndum para una convocatoria de esa naturaleza. Creemos que esa resolución es más política que jurídica. Además este voto limita la posibilidad de que nuestro país pueda evolucionar en materia de ampliación de derechos en una democracia sólida y madura que aspira a más que el statu quo para evolucionar, y cuyo sistema político, incluido el Poder Judicial con votos como este, lo limita. Enfatizamos que el artículo 105 de la Constitución Política permite al pueblo convocar referéndum con el propósito de aprobar o derogar leyes y que dicha disposición no prohíbe que mediante una consulta popular se convoque a la Asamblea Constituyente.
QUINTO: Llamamos la atención al espíritu antidemocrático con que las autoridades públicas del país, incluyendo desde luego la Sala IV están emitiendo decisiones, que afectan seriamente la posibilidad de expresión de la ciudadanía. Privar al pueblo de definir por la vía de un referéndum su derecho a decidir si quiere o no, una nueva organización constitucional para el país,  es cercenar los mecanismos institucionales y los derechos políticos del soberano. Es sintomático que una Sala sin origen popular le ponga candado a la voz de la ciudadanía.
SEXTO: Agradecemos a los  cerca de cien mil costarricenses que firmaron nuestra petición ciudadana, y que con su firma han creído en la necesidad de que el país actualice la organización del Estado y refuerce sus derechos ciudadanos  y  libertades públicas. Les instamos a que respetuosamente expresen por los medios que estimen convenientes su opinión sobre esta sentencia.
SETIMO: Igualmente nuestro agradecimiento enorme  para las más de 60 municipalidades cuyos Consejos Municipales apoyaron  la iniciativa, la cual lamentablemente con argumentos jurídicos muy pobres fue detenida por la Sala IV.
OCTAVO: Reafirmamos que nuestro Movimiento sigue creyendo que más temprano que tarde el país irá a una Constituyente, porque aunque los gobiernos se siguen eligiendo cada cuatro años,  los problemas no solo se mantienen, sino que empeoran, y que organizar al país de manera diferente se convierte en un imperativo de viabilidad democrática, y que, en consecuencia continuaremos trabajando en la necesidad de reformar la Constitución Política con el propósito de que todos podamos vivir mejor.
San José 18 de julio 2019
    • Mario Broutin Gutiérrez
      Presidente
    • José Antonio Benavides Alvarado
      Director Ejecutivo
    • Walter Coto Molina
    • Francisco Barahona Riera
    • Ingrid Heyden Cordero
    • Benigna Baltodano Linarte
    • Alex Solís Fallas
    • Willam Hayden Quintero

 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...