Anauim Valerín: ¿Después de Gerardo Corrales quién sigue?

Soy de las del criterio tolerancia cero a la corrupción, venga de donde venga. Lo que cuestiono es el actuar de una persona cuyas funciones son sumamente importantes en el marco del Estado y que merecen el respeto como hacerse respetar en una línea de actuar independiente y apolítica

0

Anauim Valerín PérezPeriodista.

Judicializar la política no es lo correcto. Pero en la práctica significa que los responsables en investigar actos presuntamente ilegales deban hacerlo con seriedad, con profesionalismo, con celeridad y especialmente con prudencia. La palabra prudencia de acuerdo con el diccionario significa la capacidad de reflexionar ante ciertos acontecimientos y adecuar la conducta para no producir perjuicios innecesarios. Desde el punto de vista bíblico la prudencia es una virtud cardinal que consiste en discernir y distinguir lo que está bien de lo que está mal y actuar en consecuencia.

Entonces, la prudencia en materia de aplicación de la justicia, es la capacidad de pensar, de detenerse antes de los primeros impulsos instintivos para ejecutar una acción que en un pretendido afán de hacer cumplir la ley, provoca de manera directa daños en la imagen de la persona que es objeto de la investigación. A partir de la forma en el que se le investiga, con mucho ruido y fanfarria, la persona ha recibido la sentencia de culpabilidad.

A la Fiscal General Emilia Navas hay que recomendarle mucha prudencia porque no la ha tenido y las reacciones en la opinión pública quedan claras en las manifestaciones del público en los medios tradicionales como en las redes sociales.

Al frente de un Ministerio Público venido a menos, Navas tiene una particular predilección por encender sirenas, poner a circular patrullas y activar todos los mecanismos policiales de que dispone cada vez que se trate de una figura política que no sea del PAC.

Su obsesión son los políticos de los otros partidos que para ella encarnan la corrupción institucional.

La Fiscal Navas ha perdido no sólo  prudencia sino la sensatez y el recato. Ha a puesto en práctica una línea de investigación judicial pomposa, circense, privilegiando el escándalo gratuito y que desgraciadamente condena antes de juzgar.

Cree la Fiscal Navas que con colocar las patrullas al frente de una casa de habitación -aprovechando en este caso que el señor Corrales se encontraba fuera del país- o de una oficina el dictum de una justicia pronta y cumplida alcanza el clímax de su eficacia.

Ni una ni otra. Como dije, la Fiscal Navas es muy eficiente cuando suena las sirenas de la justicia con políticos miembros del PLN, del Movimiento Libertario o de Restauración Nacional -entre otros-, pero es absolutamente lenta y omisa cuando de indagar se trata a militantes del PAC, muchos de los cuales inclusive han transitado por las comisiones investigadoras de la Asamblea Legislativa. Aclaro que estoy muy lejos de defender a ningún personaje ni partido político.

Pudiéramos hacer una larga lista de la “víctimas del show mediático” de la Fiscalía con dos expresidentes que en la fase indagatoria fueron juzgados por la opinión pública antes que por los tribunales.

Durante estos cuatro últimos años, otro expresidente ha sido también “víctima del show mediático” de la Fiscalía, una y otra vez en un caso en el que ya no cabían más acciones judiciales para lograr culparlo, a pesar del derroche de esfuerzos de la señora Fiscal y su equipo.

Hace pocos días el economista y banquero Gerardo Corrales no se libró y se añadió al club de “víctimas del show mediático” de la Fiscalía, apoyado por algunos medios de comunicación amarillistas que le hacen segunda y quizá actúen coordinadamente con esta instancia, ya que llama la atención la presencia de periodistas -¿cómo se enteraran?- acompañando y transmitiendo en vivo desde el lugar de los hechos con los agentes que llevan a cabo los allanamientos. Así también documentos y expedientes que forman parte de las investigaciones de un momento a otro aparecen en primera plana de algún “privilegiado” medio.

Ninguna figura prominente del PAC ha recibido una visita con sirenas y patrullas como decorado pese a haber incurrido en actos ilegales como es la firma de contratos falsos para la campaña electoral del 2010.

Las preguntas que caber hacerse son las siguientes:  ¿Dónde está la Fiscal Navas allanando las oficinas de Ottón Solís en el BCIE cuando él mismo reconoció haber recurrido a un mecanismo ilegal para financiar a su partido?

¿Por qué la Fiscal General Emilia Navas dejó fuera de la investigación por presunta estafa contra el TSE a la presidenta del PAC, Margarita Bolaños Arquín cuando el propio TSE la incluyó en el informe que envió al Ministerio Público?

Las preguntas pueden extenderse infinitamente, tanto como las dudas y las sospechas que ensombrecen la gris y la visible parcializada actuación de la Fiscal Navas.

No estoy defendiendo a nadie, eso que lo hagan los abogados ante los Tribunales respectivos en determinar la inocencia o culpabilidad. Soy de las del criterio tolerancia cero a la corrupción, venga de donde venga. Lo que cuestiono es el actuar de una persona cuyas funciones son sumamente importantes en el marco del actuar del Estado y que merece el respeto como hacerse respetar en una línea de actuar independiente y apolítica.

 

Si le interesa recibir información diariamente:

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...