Las malas decisiones tomadas por los gobiernos de turno no pueden ser la excusa para cuestionar el modelo eléctrico nacional. 

La tarde de este lunes 6 de mayo, mediante un video que ha circulado el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el Gerente de Energía de la institución, Roberto Quirós Balma, informó que el ICE ha activado el protocolo de racionamiento de la energía eléctrica, ante los embates de la naturaleza que han provocado caídas en los niveles de agua de las represas hidroeléctricas y de los vientos necesarios para la generación eólica.

Si bien es cierto que nos enfrentamos a embates de la naturaleza pocas veces vistos, también es una realidad que el panorama de posibles razonamientos en el servicio eléctrico para la ciudadanía es consecuencia de las malas decisiones tomadas por las sucesivas administraciones del ICE para complacer al Poder Ejecutivo de turno.

La decisión de dejar de lado la inversión en los proyectos de generación que se tomaron en la institución durante la administración Cañas-Cepeda, para justificar “un gran ahorro” en la institución y levantar la imagen del gobierno PAC de Carlos Alvarado Quesada, es lo que actualmente nos está pasando factura, pues el instituto no ha podido echar mano de la energía de respaldo con la que se hubiera podido hacer frente a la situación que hoy se presenta.

De hecho, la actual administración del ICE también siguió esa línea, cuando tomó la decisión de cerrar la mitad de las plantas térmicas, justificando un alto costo de operación, a pesar de que esa energía de firme de respaldo es la que ahora podría suplir la demanda eléctrica ante una posible situación natural como la que hoy vivimos. Esto, para que el presidente Rodrigo Chaves Robles pudiera cumplir su promesa de campaña de rebajar la tarifa eléctrica.

El actual presidente ejecutivo de la institución, don Marco Acuña Mora, en su comparecencia ante la Comisión Especial Legislativa del Sector Energético Nacional y su Vinculación con el Mercado Eléctrico Regional, en agosto de 2022, justificó su decisión de cerrar las plantas térmicas asegurando que: “El respaldo térmico está hoy apagado y sólo se enciende uno o dos meses al año. Es como tener un carro estacionado en la casa que nadie usa, pero usted tiene que pagar marchamo, mantenimiento, cambiar aceite, etcétera.”

Lo llamativo de la situación es que, poco tiempo después, en octubre del año 2023, el ICE anunció la contratación del alquiler de plantas térmicas privadas, precisamente para suplir la demanda de energía eléctrica ante la caída de la generación en las hidroeléctricas del instituto.
Hoy, según lo afirmó el propio gerente de energía del ICE, las plantas térmicas contratadas para brindar energía de respaldo han sufrido retrasos para poder suplir la energía que el país requiere.

Esta situación no pudo llegar en un momento más inoportuno, u oportuno, dependiendo de con cuáles ojos se analice la situación, pues el modelo eléctrico nacional, en manos del ICE, pretende ser cuestionado por quienes, mediante el proyecto de Ley de Armonización del Sistema Eléctrico Nacional, pretenden desmantelar el modelo eléctrico que tan exitoso ha sido en manos de la institución.

Y es que los medios de comunicación enemigos del modelo eléctrico nacional y del ICE, además de los generadores privados, rápidamente se han hecho eco de lo informado por el Sr. Quirós Balma y han empezado su ataque contra la institución y el modelo solidario para justificar sus intereses.

Creemos que la toma de decisiones desacertada por las sucesivas administraciones del ICE, de manera complaciente para con el Poder Ejecutivo, responden a una planificación pensada para debilitar a la institución y así impulsar el proyecto de Ley de Armonización del Sistema Eléctrico Nacional (Expediente Legislativo 23.414), pretendiendo así justificar la apertura (privatización) del sector eléctrico. Ese proyecto no responde a la visión solidaria con que se fundó el modelo del ICE, hace 75 años, y traería afectaciones a los usuarios, principalmente a los de zonas rurales.

Desde la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), como defensores del modelo eléctrico nacional en manos del ICE, consideramos que no sería prudente cuestionar el modelo eléctrico nacional debido a problemas originados por las malas decisiones direccionadas por los gobiernos de turno.

Reafirmamos nuestro compromiso en defensa del modelo solidario que entendemos como garante del acceso a la energía eléctrica como un derecho al que deben tener acceso todas y todos los costarricenses; y, rechazamos, categóricamente, el indicado proyecto de ley.

San José, martes 7 de mayo de 2024.
Albino Vargas Barrantes, Secretario General ANEP
Wálter Quesada Fernández, Secretario General Adjunto ANEP

Por ANEP

La Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados es un sindicato costarricense que busca una Costa Rica más inclusiva y solidaria, que lucha en beneficio de la clase trabajadora.