Seccional ANEP -Grupo ICE

Es claro y evidente que, durante las últimas administraciones del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), se ha buscado afanosamente la forma de debilitarla, con el principal objetivo de justificar su venta y que unas cuantas personas salgan beneficiadas. 

Qué fácil es decir “no es responsabilidad mía” cuando ya no se está en el puesto, tal cual lo manifestó la expresidente ejecutiva del ICE, Irene Cañas Díaz, recientemente, y que fácil es decir que todo fue culpa de la administración pasada tal cual lo ha declarado Marco Acuña Mora también recientemente como consecuencia de los cuestionamientos a los que ha sido expuesto debido al racionamiento eléctrico que fue anunciado.

Dos jerarcas ampliamente cuestionados por su desempeño, pero como dice el dicho, si por la víspera se saca el día ¿qué nos espera en la institución? Recordemos que Irene Cañas Díaz asumió su puesto como Presidenta Ejecutiva de la Institución con la mancha de haber sido tesorera de una empresa familiar de helados que le debía casi mil millones de colones a la seguridad social, mientras que Marco Vinicio Acuña Mora, en el 2019, ingresó al ICE como gerente de Electricidad, aproximadamente un mes después de su ingreso, realizó un viaje a Europa, con motivo de una invitación de una empresa proveedora del ICE, viaje autorizado por Irene Cañas Díaz quien en ese momento era la presidente ejecutiva de la Institución.

Precisamente, al parecer, uno de los tiquetes que utilizó Marco Acuña en
su viaje, luego de modificar su itinerario, fue pagado por la empresa europea, situación que le ocasionó la apertura de un proceso disciplinario y como consecuencia del mismo, la suspensión sin goce de salario por varios días, además del pago de una multa. Asimismo, el Señor Acuña Mora enfrenta un proceso penal por ese mismo hecho bajo el expediente 22-000183-1218-PE.

Aún hay más, un año y medio después de que Marco Acuña ingresó al ICE, el Consejo Directivo decide rescindirle el contrato, situación por la cual fue despedido. Sin embargo, Marco Acuña mediante un proceso contencioso consiguió ser restituido, manteniéndose en el ICE hasta febrero del 2022 para posteriormente ser nombrado como presidente ejecutivo de la instituciónpor el presidente de la República, Rodrigo Chaves Robles, a partir de mayo del 2022.

Pero, ¿por qué salió esta mala gestión a la luz? El racionamiento eléctrico es un tema país, es por este motivo que fue prácticamente obligatorio que el tema saliera a conocimiento público, debido a la afectación que se podía suscitar en todo el territorio nacional. Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg, ¿cuántos proyectos en el sector de telecomunicaciones no han dado los resultados que se esperaban? ¿Cuánto dinero se invirtió en estos? Sin tomar en consideración que actualmente, existen una gran cantidad de proyectos en este sector que se han retrasado años por causa de una mala gestión y falta de planificación por parte de las áreas y personas responsables, si bien es cierto que indican que existen avances, pero ¿para cuándo?

Cuando la competencia se adelante, será demasiado tarde.

Estas otras situaciones no han salido a la luz pública porque no involucran de manera directa una afectación al país que conlleve la
atención mediática, como sí sucede con el tema de un posible racionamiento eléctrico.

Es necesario, por el bien de la institución, que se tomen las medidas necesarias para acabar con estas malas gestiones.

Los responsables de poner al ICE en estas situaciones deben dejar sus cargos para que los ocupen personas con el conocimiento y capacidad requeridos para ejercerlos y que cuenten con el compromiso de sacar a flote a esta gran institución de la situación en la que nos han dejado, por el bien del ICE y de Costa Rica.