Ani Brenes.

Las ocurrencias de una princesa

 

¡Puerta, puerta!

den espacio

porque Orianna viene entrando.

Entre bolsos y juguetes

la princesa va llegando.

Y no es cuento, hay que hacer campo.

Saca que saca sus cosas:

calzones, medias zapatos,

maquillaje, trastecitos,

unicornios, dinosaurios y por supuesto, piyamas.

Tal parece que Orianita

se está pasando de casa

¡Desocupen las gavetas

porque dos ya no le alcanzan!

¡Me quedo a dormir aquí!

Sentencia con voz muy clara.

Los abuelos corren camas,

distribuyen las almohadas,

cierran puertas y ventanas

para que duerma abrigada.

Ahora vamos al baño,

los dientes muy bien lavados

y con las manos juntitas

al Ängel Santo rezamos.

Mas de pronto una ocurrencia

que jamás nadie esperaba:

“Tita, péiname de moño

como estoy acostumbrada,

mi mamita me lo hace

antes de irme a la cama.”

Y por más que la abuelita

usa sus mejores armas,

saca los libros de cuentos,

hasta le presta su almohada,

y le dice que a hacer moños

ella no está acostumbrada,

la niña, peine en la mano,

insiste con su reclamo.

Son las 9 y hace sueño, pero no para la niña

que a sus papitos extraña.

Y ante tal impedimento,

solamente una llamada:

– “Por favor, vengan por ella

que no duerme despeinada.”

Y ya regresa papito con su risa acostumbrada.

Así son sus ocurrencias,

¡Vámonos para la casa!

Puerta, puerta,

den espacio,

ya se va para su casa

donde la espera Mamita

con moños y con abrazos.

Salen bolsos y unicornios,

piyamas, trastos, zapatos,

un banquito de colores, sus pinturas y sus lazos.

Y todo vuelve a su sitio,

todos terminan cansados.

Y unos ojitos traviesos se asoman por la ventana

mientras dice muy segura:

“No estén tristes abuelitos,

que a dormir vengo mañana”

Avatar

Por Ani Brenes

Ani Brenes. Maestra pensionada, madre, abuela y escritora alajuelense de cuentos, poesías y canciones para niños de todos los tamaños y colores. Con más de 40 libros a su haber, sigue escribiendo y publicando textos infantiles, así como poesía y relatos para adultos. Ganadora del Premio Carmen Lyra de la Editorial Costa Rica en 1997.