Ante la ingobernabilidad del pais

Lo importante es la continuación de las acciones que conlleven a un verdadero mejoramiento en la calidad de vida. Un mejoramiento que haga posible, entre otros, los siguientes objetivos en materia de gobernabilidad.

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

La realidad del país vuelve a plantear la necesidad de proponer y ejecutar cambios esenciales en la organización política y administrativa con fin de que el sistema político responda democráticamente, con eficiencia y eficacia a las demandas de la ciudadanía. Efectivamente se requieren cambios estructurales en la organización del poder.

El cambio democrático que se lleva a cabo en el mundo entero se dirige a gobiernos de coalición para poder realmente gobernar a favor de todos los ciudadanos. No se vale ya gobernar bajo la dirección de partidos políticos del pasado. Debemos tomar en consideración a los demás grupos políticos, logrando acuerdos nacionales que conlleven a lograr acciones en pro del bien común. Requerimos líderes que sean realmente competentes, y tengan el compromiso para trabajar con todas sus fuerzas en favor de la colectividad.

El objetivo fundamental de procurar el bienestar de la mayoría se ubica muy por encima de diferencias ideológicas. Ese objetivo debe de llevar a que las actuaciones de nuestros líderes estén basadas en la buena fe, en el espíritu constructivo y en el ánimo de mejorar la calidad de la vida de todos los ciudadanos sin distinción.

Ahora que paso el primer año de esta Administración debemos de tener claro que sus aciertos y desaciertos serán escritos en la Historia. Lo importante es la continuación de las acciones que conlleven a un verdadero mejoramiento en la calidad de vida. Un mejoramiento que haga posible, entre otros, los siguientes objetivos en materia de gobernabilidad:

  • Lograr un aparato público democrático, renovado, lo más simple posible, fuerte, moderno, inclusivo, y eficiente que permita que la gestión pública se realice con productividad en beneficio de la gente.
  • Conseguir que la toma de decisiones conlleve a la articulación de procesos que permitan la ejecución ágil y pronta de acciones concretas.
  • Educar a los ciudadanos para cumplir con la meta de lograr una sociedad civil fuerte, participante y comprometida, fundamentada en una democracia realmente participativa y con una verdadera visión país que ejerza su papel contralor de las decisiones y acciones públicas.

No permitamos que Costa Rica se pierda. Logremos los cambios que requiere nuestro Estado para responder a las necesidades de la gente. Tengamos esperanza y fe en nuestras instituciones y gobernantes.

La solución pasa por todos.

 

De la misma autora le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...