Aplauso de réquiem para un hombre sencillo. Daniel Gallegos Troyo

0

Macarena Barahona Riera.

Un hombre sencillo, una mirada franca, profunda y honesta. El rostro de Daniel Gallegos Troyo siempre con una sonrisa y una cordialidad no común en los hombres costarricenses, lo esperaba a una, en su cálido saludo y conversación.

He leído su obra, sus novelas, sus artículos y obras de teatro con el interés y   admiración, que mi curiosidad artística y cultural me ha conducido por las salas de teatro y por las páginas de la identidad literaria de la producción nacional. Su teatro fue de vanguardia, de lujo, en el encierro de esta meseta central que se mira en su ombligo como un valle solitario, profundo en su soledad.  Los conflictos de pareja, existenciales, de ruptura en los tabús y las zonas de bienestar llevados a la dramaturgia por un dramaturgo que supo hacer de la palabra y el diálogo un espejo, un crisol de la vida de la mitad del siglo XX en adelante, donde subió a los escenarios memorables obras, que plasmaron las crisis de los roles de los hombres y las mujeres en la historia social y la historia privada del siglo pasado.  Hizo que el público de esas generaciones se cuestionara, se analizara, se avergonzara, sintiera miedos y fantasmas que por primera vez caminaron en los escenarios del Teatro Nacional y de otras salas como el Teatro de Bellas Artes, El Arlequín, o la Compañía Nacional de Teatro. La casa, Ese algo de Dávalos, El séptimo circulo, Una aureola para Cristóbal, La Colina, entre otras.

Soy público, me encanta ser público, y en el silencio de la sala me embarga la magia del arte que otros, actores, dramaturgos, directores, escenógrafos, músicos, iluministas nos obsequian. Considero que el primer artista, mezcla de mago y poeta, de esta obra colectiva, que es el teatro, es el autor, el dramaturgo. Uno de los principales ha sido Daniel Gallegos Troyo, si, mezcla de mago y poeta, culto y elegante. Siempre cálido y entusiasta. Un alquimista de sí mismo, estará en la quieta sombra de una colina, con su mirada honesta y profunda y su sonrisa amable cuando se cierra este breve telón de nuestra vida.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...