Apuntes: Abolición del ejército y freno al totalitarismo polulista

Costa Rica enfrenta algunos retos en la actualidad. El país debe continuar en la consolidación y modernización del sistema democrático, y debe confrontar todo intento autoritario y totalitarista. En el 75 aniversario de la abolición del ejército, Costa Rica debe reafirmar su compromiso con la paz y la democracia.

ABOLICIÓN DEL EJÉRCITO

Costa Rica conmemora el 75 aniversario de la abolición del ejército: un legado de paz y democracia
El próximo 1 de diciembre, Costa Rica conmemorará el 75 aniversario de la abolición del ejército, una decisión histórica que ha contribuido a la paz y la democracia en el país. La abolición del ejército fue decretada por la Junta de Gobierno presidida por José Figueres Ferrer, después de la Guerra Civil de 1948. Figueres, un líder liberal y progresista, consideraba que la existencia de un ejército era incompatible con la democracia. La decisión de Figueres fue un hito histórico que ha tenido un impacto profundo en el desarrollo de Costa Rica. El país ha gozado de una paz interna envidiable durante décadas, y su democracia es considerada una de las más sólidas de la región.

Aporte a la democracia

La abolición del ejército ha sido un pilar fundamental de la democracia costarricense. La ausencia de un ejército ha contribuido a crear un ambiente de confianza y cooperación entre los distintos sectores de la sociedad. Esto ha permitido que Costa Rica consolide una democracia estable y participativa, con instituciones fuertes y un respeto a los derechos humanos.

Aporte a la paz interna

La abolición del ejército también ha contribuido a la paz interna del país. Costa Rica ha vivido en paz durante más de 70 años, sin ningún conflicto armado significativo. Esto ha permitido que el país se concentre en el desarrollo económico y social, con resultados muy positivos.

Esfuerzos por la paz mundial

Costa Rica ha sido un defensor de la paz y la no violencia a nivel mundial. El país ha participado activamente en la diplomacia multilateral y ha promovido la abolición de los ejércitos en todo el mundo. En 1983, Costa Rica se convirtió en el primer país del mundo en firmar el Tratado de Proscripción de Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco). El país también ha sido un firme defensor de la Corte Penal Internacional, una institución que busca juzgar a los responsables de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio.

Retos actuales

A pesar de los logros alcanzados, Costa Rica enfrenta algunos retos en la actualidad. Uno de los principales desafíos es continuar en la consolidación y modernización del sistema democrático. El país debe fortalecer sus instituciones y garantizar el respeto a los derechos humanos. Otro reto es confrontar todo intento autoritario y totalitarista. En una época donde el populismo campea por las Américas, Costa Rica debe defender sus valores democráticos.

La herencia política

La abolición del ejército fue una decisión trascendental que ha tenido un impacto positivo en Costa Rica. El país ha gozado de paz y democracia durante décadas, y ha sido un referente regional en estos campos. Sin embargo, Costa Rica enfrenta algunos retos en la actualidad. El país debe continuar en la consolidación y modernización del sistema democrático, y debe confrontar todo intento autoritario y totalitarista. En el 75 aniversario de la abolición del ejército, Costa Rica debe reafirmar su compromiso con la paz y la democracia.

El país debe seguir siendo un ejemplo para el mundo, demostrando que es posible construir una sociedad justa y pacífica sin la necesidad de un ejército. Si Costa Rica toma estas medidas, podrá seguir siendo un referente de paz y democracia en el mundo.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...