En un trágico desenlace que ha dejado consternada a toda la nación costarricense, se revela que 2.000 pacientes han perdido la vida en lo que parece ser una consecuencia directa de las largas listas de espera en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). Esta lamentable situación ha generado un profundo cuestionamiento a las políticas implementadas por el presidente Rodrigo Chaves y su gobierno, así como a las decisiones que tienden a debilitar a la CCSS mediante cuestionadas maniobras polìticas.

Desde el inicio de su mandato, el presidente Chaves prometió reducir las esperas en el sistema de salud público, pero lamentablemente, la realidad ha demostrado lo contrario. Las largas listas de espera persisten, y la demora en la atención médica ha resultado en la muerte de miles de ciudadanos costarricenses y ni pensar en lo que se trata del futuro.

Una de las decisiones más controvertidas del presidente Chaves ha sido la manipulación del nombramiento de la junta directiva de la CCSS. Este acto ha generado una percepción de interferencia política en una institución que debe operar de manera independiente para garantizar una atención médica eficiente y de calidad. La falta de transparencia en estos nombramientos ha socavado la confianza en la gestión de la CCSS y ha aumentado las preocupaciones sobre la politización de la atención médica.

Además, el presidente Chaves ha sostenido que la CCSS está en una situación financiera precaria y se ha negado a que el gobierno pague las deudas millonarias que tiene con la seguridad social. Esta negativa ha afectado gravemente la capacidad operativa limitando la capacidad de respuesta y agravando, aún más las largas listas de espera.

Lo más preocupante de estas acciones es la percepción generalizada de que el gobierno de Rodrigo Chaves está debilitando deliberadamente la CCSS con el objetivo de promover la privatización de la atención médica en Costa Rica. La falta de inversión en el sistema público de salud, la interferencia en su gestión y la negativa a pagar las deudas han llevado a un deterioro evidente de los servicios de salud para la población más vulnerable.

La privatización de la salud puede tener graves consecuencias para los ciudadanos costarricenses, ya que podría llevar a un sistema de atención médica más costoso y excluyente. Es esencial que el gobierno reconsidere sus políticas y tome medidas para fortalecer y garantizar la sostenibilidad de la CCSS, en lugar de debilitarla.

En este momento de crisis, la sociedad costarricense debe unirse para exigir una atención médica de calidad y accesible para todos. La pérdida de 2000 vidas es una tragedia que no debe repetirse, y es responsabilidad de todos los sectores de la sociedad, incluido el gobierno, garantizar que la salud de los costarricenses sea una prioridad indiscutible.