Arabella Salaverry, Escritora, actriz y gestora cultural, Premio Nacional de Cultura Magón.

Me encontré un comentario de una querida amiga en el cual manifestaba su desilusión con el servicio del ICE. El asunto me puso a reflexionar.

El ICE se ha visto sometido desde hace tiempo a un recorte presupuestario terrible, siendo que la comunicación inalámbrica era su principal fuente de financiamiento. Tuvo que compartir con cuanto Claro, Liberty y etcéteras aparecieran en el panorama, no para reinvertir en infraestructura, sino para engordar los bolsillos de los Slim y compañía. Se le obligó además a poner a disposición de las trasnacionales su la infraestructura realizada con nuestros impuestos y las tarifas que pagamos. Vale decir, “nuestra” infraestructura.

Pero no contentos con eso, se le obligó también a la “tercerización” de servicios. Todo lo que ofrecía desde la excelencia, tuvo que subcontratar. Y allí comenzó el desmadre.

En Cahuita, por ejemplo, me ha tocado que llegue una de estas empresas que trabajan para el ICE, pero que NO son el ICE, a resolver un problema con el cableado que alimenta internet. Después de seis visitas infructuosas, miles de llamadas y quejas, apareció finalmente una cuadrilla, esta sí de funcionarios de la institución. Encontraron que la empresa contratada ponía cable añadido, y por supuesto el problema en esas condiciones persistía.

En esa zona hay una gran demanda de fibra óptica. Ya hay multitud de mini empresas ofreciéndola. El ICE no puede porque no se le da el presupuesto necesario para hacerlo!

Ya es de todos sabido que la política de privatización pasa por el desprestigio de las instituciones. ¡Y qué mayor desprestigio que su mal funcionamiento!

¡Esto mismo está sucediendo con la Caja! No hay dinero para pagar a l@s especialistas salarios dignos, acordes a la importancia de su labor. Pero ahora resulta que sí lo hay para contratar especialistas privados! Esperamos que estos no se presten a hacer de rompe-huelgas.

Por otro lado, el comentario aludía a los sindicatos. Representan la última instancia de frentes organizados, y de hecho han tenido desempeños importantes en luchas fundamentales que se han dado. Recordemos el famoso Combo del ICE. Si sentimos que no van por la ruta correcta, desde la llanura de la opinión pública manifestémonos, pero teniendo en consideración su papel.

Sigo pensando en la importancia del Estado, apostando por su capacidad de gestión, y deseando que retome su carácter rector en las acciones importantes para que la mayor parte de la población tenga acceso a una vida digna, como lo ordena la Constitución.