Arlette Pichardo Muñiz, Socióloga

Hace meses que tenía entre mis propósitos escribir sobre Wim Dierckxsens. Inusual combinación: gestor de cooperación internacional, profesor-investigador e intelectual orgánico.

Los afanes de la vida cotidiana, conspiradores del sentido de la trascendencia, lo habían ido posponiendo.

Dos acicates me motivaron en darle prioridad a esta importante e infaltable tarea, no más empezando el año.

Uno, el homenaje sobre los Aportes de Wim Diercksens al pensamiento y a los movimientos sociales latinoamericanos, organizado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en asocio con otras entidades relacionadas, ver link.

El otro, la conversación con varias queridas amigas, quienes fueron alumnas suyas (y también mías). Los hermosos sentimientos de una ella los recogemos más adelante.

En principio, había pensado circular este escrito en “Cuando leo …”. Publicación que acostumbro hacer en la plataforma de meduim.com

Luego, siguiendo la atinada sugerencia de una de esas amigas, acogí la idea de enviarlo a un medio de publicación local en Costa Rica. La tierra que le albergó durante la mayor parte de sus más de siete décadas de existencia. All otro lado del mundo de su natal Hulst, una localidad en la provincia de Zelanda, en los Países Bajos.

Conocí a Wim Dierckxsens siendo yo estudiante. Para entonces me encontraba en los afanes de escribir mi tesis para optar por el título de Magister Scientiarum.

Ya había tenido la oportunidad de leer su libro “Capitalismo y Población: La reproducción de la fuerza de trabajo bajo el capital”. Una publicación con varias ediciones de la Editorial Universitaria Centroamericana (EDUCA).

Esa publicación, contiene un análisis del papel de la población en la economía y una crítica a la demografía política convencional, a partir de una revisión a las visiones neomalthusianas en boga durante las décadas de 1960 y 1970.

Así entonces, en mi primera visita a Costa Rica me pareció ineludible ir a conocerle personalmente. En esa época, resultaba bastante inusual que una estudiante desconocida se presentara a la puerta de la oficina de un profesor de prestigio. Se trataba de una osadía, incluso de un atrevimiento. Más inusual aun, que éste le recibiera y sin previa cita.

Wim me atendió con el mayor de los agrados. Me escuchó, me hizo sugerencias y me recomendó otras lecturas suyas.

Entre ellas “La Demografía y la dialéctica de su objeto y su método”. En su portada aparece una serpiente emplumada, simbología precolombina relacionada con la sabiduría, ver link.

Asímismo, de otros autores del mundo de la Demografía, con versiones de avanzada, como también convencionales. Algo también poco común en una época galopante en dogmatismos y sectarismos.

Desde entonces quedé impresionada por su don de gente. Expresión utilizada en Costa Rica y otros partes del mundo, para hacer referencia a personas que dejan huellas de sentido. Como se dice ahora en tiempos más recientes, con empatía (palabra muy de moda). Vale decir, capacidad natural o espontánea para establecer relaciones basadas en el afecto.

Hace ya varias décadas de ese primer encuentro. Así, que no recuerdo con exactitud cuanto tiempo hacía que había dejado su estatus de funcionario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con sede en el Centro Latinoamericano de Demografia (CELADE), primero en Santiago de Chile y luego en San José de Costa Rica.

Me acuerdo eso sí que ya estaba académicamente vinculado con el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad de Costa Rica (UCR) bajo la dirección del maestro Daniel Camacho. Creo que ya también bajo su coordinación se había fundado la Sección de Demografía.

Pasaron unos años hasta que surgiera un siguiente encuentro. Wim se fue a vivir a Honduras, asumiendo primero la gestión y después la dirección del Posgrado Centroamericano en Economía y Planificación del Desarrollo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Allí tuvimos la oportunidad de encontrarnos nuevamente. Yo, ya graduada de Maestría, como Profesora Visitante de la Maestría Latinoamericana de Trabajo Social de esa misma universidad.

En ese entonces bajo la dirección del querido amigo Guillermo Molina Chocano (1945-2015). El genio de la improvisación estratégica, como solía llamarle en esa época tan intensa del desarme y la firma de los acuerdos de paz. También cofundador del Posgrado Centroamericano en Economía y Planificación del Desarrollo.

De ese tiempo guardo gratos e inmensos recuerdos y viene a mi memoria la forma graciosa en que se hacía referencia a las maestrías. Infraestructura: la de Economía y Planificación del Desarrollo. Superestructura: la de Trabajo Social. Denominaciones haciendo alusión a la ubicación en el edificio de Ciencias Sociales. La primera en el cuarto piso y la segunda en el piso quinto.

Unos años después, Wim apareció de nuevo. Esta vez, en mi oficina en San José. A saber, quien le dio las señas de cómo ubicarme. Con su vestimenta habitual, nunca adaptó la usanza clásica de vestir saco y mucho menos “vestido entero”, como se le dice en Costa Rica. Y, por supuesto, con sus infaltables sandalias con medias.

Venía rebosante de entusiasmo a mostrarme y pedirme adepción para el nuevo proyecto que le ocupaba: la creación de la Maestría en Política Económica para Centroamérica y el Caribe, en la Universidad Nacional (UNA) en Heredia, Costa Rica. El primer programa de maestría en esa universidad, con inicio en 1985. Por supuesto, que compartí su entusiasmo y le brindé la adepción solicitada.

Poco tiempo después volvió a aparecer. Después me enteré que su tesis era que así se promocionaban los proyectos. Se llegaba a pedir apoyo “sin formalidades iniciales”. Ahí resolví el enigma de la acogida a mi intempestiva visita de mi época de estudiante.

En esa oportunidad, llegó a contarme de la apertura de la segunda especialidad de la Maestría en Política Económica. Con un enfoque más social, así me dijo, en Política de Empleo. Con el apoyo del apreciable amigo en común Guillermo García-Huidobro, desde el Programa Regional de Empleo para América Latina y el Caribe (PREALC) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Y traía una invitación concreta: impartir un curso en dicha especialidad. Debo decir que, inicialmente, tenía reticencia de incorporarme formalmente a ese programa. La fuerza de los dos amigos juntos, la de Wim, secundado por Guillermo, la venció. Así empezó la consolidación de un intercambio académico y de una amistad imperedecedera.

Por su intermedio, tuve la oportunidad de conocer personalmente al sociólogo brasileño Clodomir Santos de Morais (1928-2016) y escuchar de su viva voz la conceptualización y práctica del Laboratorio Experimental. Aprendizaje basado en la experiencia, que forma parte del Plan de Estudios de la Escuela de Planificación y Promoción Social de la Universidad Nacional (UNA) en Costa Rica desde sus orígenes fundacionales.

Luego vino sustituirle en la coordinación de la especialidad en Política de Empleo. En un momento crucial, pues se trataba de asumir de inmediato como contraparte de la Misión de Evaluación designada por el Ministerio de Cooperación del Gobierno de los Países Bajos.

Años después me correspondió hacer una visita a ese ministerio y me llamó la atención que me “pasearan” por todas las oficinas. Intrigada, y en parte media indignada de que se tratara por ser una mujer nacida en el Caribe insular, cuando pregunté me contestaron en forma directa: “estamos acostumbrados que, al terminar la cooperación, finalizan los proyectos”.

De la época de transición recuerdo una linda anécdota. Cuando tomé posesión para sustituirle en la coordinación de la especialidad y me asignaron un lugar y un escritorio distinto al suyo, exigí que me lo cambiaran. Pues los y las estudiantes tenían ya la costumbre de saber dónde encontrar a la persona a cargo. En principio le sorprendió, aunque rápidamente se percató que se trataba de una visión institucional, y no de un simple gusto o preferencia. Wim era bueno en empezar pleitos y el mejor en reconciliación.

En mayo de este año 2024, la Maestría en Política Económica se apresta a la apertura de la promoción XXII. En 1995, dio paso a la creación del Centro Internacional de Políitica Económica para el Desarrollo Sostenible (CINPE), que me honra en haber sido su primera directora general, lo que me valió el reconocimiento de Mujeres Pioneras de la Universidad Nacional (UNA) otorgado con motivo del Día Internacional de la Mujer 2010.

En la Maestría de Política Económica, entre muchas y variadas iniciativas, Wim promovió la línea editorial; y, en particular, los Cuadernos de Política Económica. Le encantaba escribir y disfrutaba incitando a las demás personas a hacerlo. Ello explica en buena medida nuestra empatía.

Cuando vino su salida oficial de la Maestría de Política Económica para desarrollar otro proyecto de cooperación del Gobierno de los Países Bajos. Recuerdo sus ojos brillosos diciéndome “ahora que todo camina, me tengo que ir”.

Desde el movimiento cooperativo impulsó y realizó varias publicaciones, entre ellas “El Cooperativismo de Panamá en cifras” en conjunto con Silma Pinilla Díaz, graduada de la Maestría en Política Económica, con especialidad en Política de Empleo. Ella le recuerda y le honra de la manera siguiente:

Sus clases profundas y retadoras, siempre superaban las expectativas del estudiantado crítico y comprometido. Cuando llegó el momento de seleccionar a un tutor de tesis, sin vacilar pensé en él (a sabiendas que sería díficil satisfacer sus expectativas, siempre altas). Gustoso y con amplia sonrisa aceptó. El tema de las migraciones de la fuerza laboral calificada le fascinaba. Todo fluyó mejor de lo esperado, una excelente calificación y el premio del incentivo por terminar la tesis antes del tiempo estipulado. Nos despedimos, yo con la gratitud hacia el maestro y la insuficiencia de palabras ante la magnitud de sus enseñanzas, entrega, compromiso y amistad. Regresando a mi país natal, en ese momento azotado por la profunda crisis político-institucional de finales de la década de 1980, al vincularme al movimiento cooperativo, tuve la sorpresa y oportunidad de encontrarle nuevamente. Su estatura le ayudaba a sobresalir. Nos fundimos en un cálido abrazo y ahí retomamos el vínculo. Un agradecimiento eterno por inspirar mi vida de estudiante y de profesional, y en especial por ayudarme a ser una persona más humana.

La foto de Wim Dierckxsens, en su calidad de fundador de la Maestría en Política Económica, encabeza la galería de sus ex directores.

Como suele suceder con las personas cuando compartimos ideales, la vida se encarga de volver a reunirnos, aunque sigamos transitando por caminos relativamente distintos.

“Los límites de un capitalismo sin ciudadanía”, publicado y reeditado en varias ocasiones por la Editorial del Departamento Ecuménico de Investigaciones (DEI), fue un gran momento de otro encuentro. Traducido al inglés por gestión de Samir Amin, Presidente del Foro Mundial de Alternativas en Inglaterra.

Así como, la presentación en Costa Rica de mi libro “12 ensayos de futuro sobre Economía y Sociedad” de la colección del Banco Central de la República Dominicana. Ya para entonces Mauricio, su hijo menor, fungía como investigador en el CINPE.

Recuerdo cuando llegó a mi para contarme que le habían dicho que el libro se vendía porque yo había donado los derechos de autor al CINPE. Y, con la malicia característica del negociante nerlandés que siempre le retozaba, me dijo “te propongo un cambalache”. ¿Cómo así, le dije? “Te dejo un ejemplar de mis dos últimos libros, a cambio que les digas que me den uno del tuyo”.

“Lucía y el mundo soñado. Un viaje por la historia hacia la Utopía”, en su primera versión publicada en el 2005. Posteriormente, editado en Argentina, Cuba, Venezuela y traducido en neerlandes.

Y la promesa de hacerme llegar un tiempo después, como efectivamente así lo hizo, el libro “Susy y las ¿maravillas? del Mundo-Dinero”. De las mejores lecturas que he realizado. Temas complejas orientados a su entendimiento desde la infancia.

Para ese entonces seguía ejerciendo labores de investigación en el Departamento Ecuménico de Investigaciones (DEI) y extendiendo sus anchas alas desde Centroamérica.

Miembro activo y vicepresidente del Foro Mundial de las Alternativas (FMA). Creado en 1997, como una red internacional de centros de investigación y de intelectuales del sur y del norte https://www.alainet.org/es/articulo/104405?language=es.

Coparticipe con Samir Amir y otras reconocidas figuras del foro alternativo al Foro Económico Mundial (FEM). Producto de esa iniciativa es la publicación de “El Otro Davos: Globalización de resistencias y luchas (o a la izquierda)” https://sepla21.org/. https://www.amazon.com/-/es/Fran%C3%A7ois-Houtart/dp/8478842195.

A partir de ahí surge la idea que desemboca en el Foro Social Mundial que, desde el año 2001, inicia su realización, bajo la dirección conjunta de Francois Houtart y Samir Amir. Con documentos de Wim Dierckxsens sobre los horizontes y desafíos de otra economía posible https://www.socioeco.org/bdf_auteur-4192_es.html.

Confundador y parte de la Junta Directiva de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA) https://sepla21.org/.

También fundador y coordinador del Observatorio Internacional de la crisis, en el 2006 https://observatoriocrisis.com/.

Asímismo, participó de la creación de la Global University for Sustainability en Hong Kong, China https://our-global-u.org/oguorg/about-us/.

Conferencista invitado de un sin número de universidades. Entre las distinciones recibidas figura Profesor Honorario de la Universidad Nacional de Villa María en Argentina otorgado por esa comunidad académica en su totalidad https://www.unvm.edu.ar/noticias/general/wim-dierckxsens-fue-distinguido-como-profesor-honorario/

Autor y co-autor de más de una docena de libros. Sería extenso citar todas las puiblicaciones que, por lo demás, están circulando en distintas reseñas biográficas. Además, con distintos accesos abiertos al libro que escribió en 2016 junto a Walter Formento: Geopolítica de la crisis económica mundial. Globalismo vs. Universalismo. En particular en la Librería Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales https://www.clacso.org.ar/libreria-latinoamericana-.cm/libro_detalle.php?orden=&id_libro=1686&pageNum_rs_libros=5&totalRows_rs_libros=1229ç.

En días pasados en las redes sociales circuló la noticia de que sus últimos cuatro libros publicados están disponibles para la compra en la Librería Universitaria de la Universidad de Costa Rica (UCR).

La vida siguió su transcurrir y nos reparó la inmensa legría de juntarnos de nuevo. Un fructífero encuentro y un hermoso compartir.

Una amiga en común en víspera de ser parte de un proyecto habitacional en el que Wim había puesto visión, esmero y empeño, nos reunió a cenar en compañía de Marietta, su esposa y compañera de toda la vida. Ya su salud había empezado a mermar. Recordamos encuentros anteriores y conversamos largamente sobre sus nietas y la carrera de su hijo menor como funcionario de una organización internacional.

Centroamérica y el mundo le estamos en deuda y hacemos votos por seguir honrando su legado y valorando su acompañamiento en las luchas de trabajadores y movimientos sociales.

Hasta siempre Wim Dierckxsens. Inusual combinación: gestor de cooperación internacional, profesor-investigador e intelectual orgánico.

 

Avatar