Cuentos de camino

Rodrigo Madrigal Montealegre.  A veces me rezagaba, al descender silbando en las mañanas, para devorar mi correo o un pedazo de pan con una taza de chocolate caliente en la pequeña sala, mientras charlaba con toda aquella bella gente de…