Camila Escudero y Otávio Ávila / Latinoamérica21

 

 

 

Por quinto año consecutivo Brasil batió el récord de remesas provenientes del exterior por concepto de transferencias personales. La cifra de R$ 4,7 billones calculada por el Banco Central (BC) en 2022 representó un aumento de 22,5% en relación al año anterior (R$ 3,8 billones), que ya había establecido un nuevo record para la serie histórica, iniciada en 1995. El año pasado, los mayores valores fueron enviados por Estados Unidos (R$ 2,23 mil millones); Reino Unido (R$ 462 millones); y Portugal (R$ 375 millones).

El Banco Central también calculó el monto de remesas personales de flujo inverso a estos ingresos. En 2022, se enviaron R$ 2,1 mil millones desde Brasil al exterior, especialmente a Estados Unidos (R$ 435 millones), Portugal (R$ 375 millones) y Canadá (R$ 136 millones). En ambos escenarios, Estados Unidos y Portugal aparecen entre los tres primeros países del ranking en transacciones financieras con Brasil, registrando este último “saldo cero” (exactamente la misma cantidad) en los intercambios establecidos entre residentes de territorios brasileños y portugueses.

Si nos detenemos a pensar, vemos que, especialmente en el caso de las remesas personales de países extranjeros a Brasil, el monto récord de R$ 4,7 mil millones en 2022 equivale al 0,47% del Producto Interno Bruto (PIB) registrado en el país en el mismo año (de R$ 9,9 billones). Es un crecimiento que involucra, incluso, datos de América Latina y el Caribe.

Un informe del centro de análisis Diálogo Interamericano apunta a un aumento del 26% en el valor de las remesas personales de extranjeros enviadas al continente, que superaron los 134.400 millones de dólares en 2021 en comparación con el año anterior. La cifra representa el 5% del PIB de toda la región y más del 20% del de muchos países más pequeños, según el estudio.

Volviendo a Brasil, vale la pena recordar, como informó ampliamente la prensa no hace mucho, que, en términos de población, la cantidad estimada de brasileños que viven en otros países aumentó de 4,2 millones en 2020 a 4,4 millones en 2021, un máximo registrado incluso durante el período de la pandemia, responsable del cierre de las fronteras internacionales. En comparación con los estados brasileños, esto significa que el número es equivalente a la población de Espírito Santo (4,1 millones) o Paraíba (4 millones), según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), ya con base en los datos del Censo de 2020.

Evidentemente, hay numerosos aspectos relacionados con estos números Desde la desaceleración económica de los últimos tiempos y las inestabilidades políticas en Brasil, hasta factores transnacionales, como políticas migratorias internacionales cada vez más rígidas, o lazos históricos y culturales, siempre muy relevantes cuando el tema es la salida de brasileños no sólo para Portugal, como se imagina inicialmente, sino también para Estados Unidos y Japón, países que ya cuentan con nuevas generaciones de brasileños compuestas por hijos y/o nietos de los primeros emigrantes. A esto se suma la pandemia del Covid-19 que ha alterado los flujos humanos y financieros del planeta.

Sin embargo, lo que más llama la atención es el desprecio del Estado brasileño por estas cifras. En términos de cifras o datos demográficos, podríamos estar ante un estado virtual, el 28º, más allá de las 26 unidades de la federación, más el Distrito Federal. Organizado a partir de políticas públicas que no sólo reconocen la importancia de estas personas, sino que también consideran el impacto potencial de esta diáspora en el desarrollo sostenible de Brasil. No sólo las remesas financieras que los brasileños envían desde el exterior para apoyar a familiares o inversiones aquí en Brasil – que, sin duda, mueven la economía – que son importantes, pero hay aspectos de la educación, el trabajo, la innovación tecnológica, así como la transformación social, las interculturalidades y la imagen de Brasil en el exterior que necesitan ser enfrentados con atención, profesionalismo y acción.

Por supuesto, la Ley de Migración de 2017 (nº 13.445) – que, de forma inédita, trae principios y directrices a ser observados por el Estado brasileño hacia sus nacionales residentes en otros países – y el reciente retorno de Brasil al Pacto Mundial para la Migración de la ONU – que trabaja por procesos de desplazamiento seguros, ordenados y regulares – no dejan de representar avances. Pero insuficientes. Para tener una idea, ni siquiera el cálculo del número de brasileños presentes en otros países es exacto – siempre hemos trabajado con estimaciones del MRE, basadas en el servicio prestado por la rígida estructura consular.

Invertir en la formulación, implementación, desarrollo y mantenimiento de políticas públicas de carácter transnacional que sean de Estado (y no de gobierno) y que consideren las interacciones socio-estatales – se reconoce el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil para los brasileños en el exterior, altamente cualificadas desde el punto de vista técnico-jurídico, asistencial y cultural – parece ser la única forma no sólo de incluir a estas personas en Brasil y combatir problemas como el tráfico de personas, la deportación de personas en situación irregular, la fuga de cerebros, entre otros. Sino, para la garantía del derecho humano a migrar y la comprensión de que los procesos migratorios no son anomalías o rupturas sociales; al contrario, pueden significar transformación y renovación social.

Doctora en Comunicación y Cultura por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y profesora investigadora de la Universidad Metodista de São Paulo, en el programa de posgrado en Comunicación (POSCOM-UMESP). Coordinadora de la plataforma de datos Brazilians Abroad: https://www.brasileirosnoexterior.org

 

 

 

 

 

 

 

Latinoamerica 21

Por Latinoamerica 21

www.latinoamerica21.com, es un medio plural comprometido con la divulgación de opinión crítica e información veraz sobre América Latina.