Búscame en la palabra

Arabella Salaverry

0

La Revista felicita a la poeta y escritora costarricense Arabella Salaverry por haber obtenido el Premio Nacional de Poesía 2019.

Presentamos algunos textos que están presentes  en el poemario “Búscame en la palabra”, recientemente publicado por la EUNED, y que recibe el máximo reconocimiento a las letras que se otorga en el país: el Premio Aquileo J. Echeverría 2019, rama poesía.

El libro galardonado antologa la prolífica trayectoria de la autora con más de cinco décadas de producción y creación poética ininterrumpida.

Paul Benavides, febrero 2020.

 


I LOS ORÍGENES

“Iniciamos siempre nuestra vida en un crepúsculo admirable” Rene Char

Quiero hablar de ti. De tu piel que endurecerán los vientos, los de la dulzura, los de la violencia.

De ti alzada.

De tu certidumbre en la cristalización poética, de tu necesidad de la poesía y de no sé qué libertinaje altivo.

Cuando me diste el pesado legajo de tus poemas-esas hojas apenas titubeantes bajo la huida onírica de las palabras- estaba yo lejos de imaginar, siquiera parcialmente, el sentido real del Sueño. No comprendía cómo este mito podía mantener su máscara varias veces milenaria y habitar en ti. No veía que se trataba de un mito cuya fuerza es más devastadora que muchos otros más antiguos que él y aún más bárbaros.

Y supe entonces que estábamos todos en peligro, porque lo estabas tú.

No quiero decir que seas una soñadora. El Sueño no es fácil para quien sabe que lo real se aleja hacia lo irreal en los caminos subterráneos que nacen en la prolongación de las raíces. Y porque lo sabes, a la salida de la infancia y tus diez y ocho años refractarios a la amistad, al malamor, a los dislates del círculo de poetas y al ronroneo de abejas estériles de tu familia un poco loca, supe que el peligro estaba en ti. Porque no es posible llevar ese impulso absurdamente indefenso del cuerpo y del espíritu al centro mismo de las verdades del hombre, sin estallar en él, heroicamente víctima de los metales primigenios. Porque los cementerios, abiertos para todos, solo son frecuentados por ti, alimentándote de fibras desconocidas, de raíces universales.

«ya terminé, aunque abra diez o mil compuertas a la tierra y me siente en su vientre y la destroce y me entierre en los surcos de la noche”

Y lo irreal no es la NADA de la que se apoderan algunos para vestir su ignorancia con soluciones poéticas en clave, sino visión desgarrada de las fuerzas oscuras que están con nosotros, contra nosotros, y que llegan a ti ferozmente reveladas, sin empirismos, imaginadas en el más puro estallido de significación poética.

Las imágenes se prenden a ti más que tú a ellas y cada poema construye su lenguaje como puede, en una aventura perseguida a través de la interrogación y el vacío, en una tensión apasionada donde desconoces, antes de haberla encontrado, la forma que alcanzará tu obra. Buscas a ciegas lo que no tiene cara: las imágenes salidas del olvido y aún de más lejos, las metáforas que aparecen como estallidos de la vida misma y las ideas que se revelan inesperadas, que aclaran y que, sin abandonar el misterio, abren un camino para su acceso por las vías y medios de la comunicación ordinaria.

“cuando los ojos se abren desmesuradamente y se asoma el silencio
La luz se torna implacable y concisa.
Los árboles se vierten hacia el horizonte en un darse detenido por las nubes
Hasta que, determinada por el mar
La tarde abre sus dedos plúmbicos para adormecer la sal en la retina”

 


Profecías

Regresaremos a los muertos procreadores de simiente
vendrá un nuevo crepúsculo con himnos de labranza
afrontarán la luz los gestores del odio
tendrán que devolver los soles a los que no correspondían
regresar la brisa
responder por el enorme robo de la vida

Se administrará la palabra al necesitado
hablaremos del viento sin disminuir su trazo
brotarán las llamas desterrando el hastío

¡Sí!  Distinguiremos la palabra del grito

Sabremos que las golondrinas no viajan en vano
marcaremos entonces su ilímite posesión del  azul

 


Permuta

Cambiamos  ternura
por un reloj

Ahora el tiempo suplanta
la ternura perdida
totalmente superflua
en  espejos sin ángulos
donde los rostros se cansan
traspasando las  horas
las voces enmudecen
en un tono distinto
los niños transitan
los senos sin lágrimas

Y el reloj calla el tiempo
de  la ternura perdida

1964

 


Credo

La emoción es solo
un recuerdo del recuerdo
estar vivo es un espejo de todos los momentos
en que estuvimos muertos
hablar es hacer un estallido de silencios
desear es la paz que no ha existido
un murmullo el sonido del mar
el calor es dolor de piel y frío
fuego hielo intensidad que quiebra las alas de los pájaros
amar es el retrato inconcluso y perfecto de uno mismo
crear volver a nacer en el misterio
despegar repartir montones de silencios
acompañar es negar la mano que nos forma
morir es nacer a otra forma que nunca nos contiene
eternidad instante de un relámpago
el parto un largo aullido ante la vida
regresar es acabar lo detenido
remontarse es bajar a los silencios
hacer es ir llenando de luz
los agujeros de la vida

1999

 


Nos sobrevuela

Nos sobrevuela
nos sobrepasa
nos sobrecoge
sobresalta
ese pájaro atormentado

Nos traspasa
nos trasciende
nos traspone
ese imprevisto pájaro

nos despoja
desalienta
distorsiona

Nos aplaca
nos acuna
nos aroma
para terminar al fin
abandonándonos

nos declina
Ese indiscreto pájaro
nos decanta
nos desdice
ese precipitado pájaro

Ese pájaro precipitado
que es la vida

2014

 


New York

Las mariposas se incrustan

en el alto estallido del cemento
Juro caminé Manhatan
con la soledad a cuestas
en un bosque de piernas extranjeras

Traté de asir una mirada
cualquiera
pero solo la materia fría
argamasa el acero

Las palomas bravías no encuentran
donde depositar sus nidos
y un viento de prisas y de ahogos
recorre tus calles ateridas

Sé que hay un mundo escondido en el asfalto
vibra como el corazón de un pájaro carpintero
trato de desenterrarlo de su muerte
pero mis manos terminan en muñones
Te prometo seguiré urgando en tus resquicios
hasta encontrar el mástil donde ondeará el desvelo

2018

 


Arabella Salaverry (escritora y actriz)
Sobre la autora  Arabella Salaverry  (escritora y actriz)
Premio Nacional de Literatura Aquileo J. Echeverría 2019 rama poesía
Premio Nacional de Literatura Aquileo J. Echeverría 2016 rama cuento
Estudia Artes Dramáticas y Filología (México, Venezuela, Guatemala y Costa Rica). Publica en editoriales nacionales y en España: El sitio de Ariadna, novela; Impúdicas e Infidelicias cuentos; y Búscame en la palabra Violenta piel, Chicas Malas, Llueven Pájaros, Continuidad del aire, Erótica, Dónde estás Puerto Limón, Breviario del deseo esquivo, Arborescencias en poesía.Próximamente Íntimas, cuentos y la novela Rastro de sal. Presente en antologías, periódicos, revistas y blogs literarios en Costa Rica, México, España, Polonia, Italia, Rumanía, la India, Ecuador, Argentina y Colombia. Traducida a múltiples idiomas.
Escenarios diversos han albergado su voz en recitales personales. Ocupó la Presidencia y la Vicepresidencia de la ACE (Asociación Costarricense de Escritoras), dirige el Grupo EL DUENDE de gestión cultural.
Invitada a encuentros y festivales nacionales e internacionales de escritores. Jurado en concursos de poesía y narrativa. Participa como actriz en más de 50 montajes. Trabaja en producción, dirección y actuación para radio, cine y televisión; imparte talleres de comunicación e imagen y escritura creativa.
arabella.salaverry@gmail.com

 

Si le interesa recibir información diariamente:

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...