Con una inversión de 175 millones de colones, el Tecnológico de Costa Rica habilitó el uso de la casa Pacheco Coto para el Campus Tecnológico Local San José, ubicado en Barrio Amón.

Este inmueble de dos plantas lo adquirió el TEC en el segundo semestre del 2018 por un monto de ₡303 676 070. Sin embargo, su utilización no fue inmediata porque requería de un completo reacondicionamiento de espacios y de reparaciones considerables.

La propiedad está compuesta por dos lotes y dos edificaciones que fueron integradas entre sí cuando funcionaron como sede del bufete Pacheco Coto. En total, el terreno mide 693.47 metros cuadrados y posee 738 metros cuadrados de construcción.

Un estudiante es atendido en las nuevas instalaciones de la Oficina de Admisión y Registro
Luis Alonso Pacheco Núñez, estudiante de Ingeniería en Computación, es atendido por Warren Loáiciga Álvarez, en las nuevas instalaciones de la Oficina de Admisión y Registro en el Campus TEC San José. Foto: Ruth Garita / OCM.

Ahora, en el primer piso de la casa Pacheco Coto se concentra todo lo relacionado con vida estudiantil: admisión y registro, trabajo social, odontología, consultorio médico, orientación y psicología, así como la Oficina de Equidad de Género. Mientras tanto, al segundo piso se trasladaron los programas de las escuelas de Ingeniería en Computación y Administración de Empresas.

Carlos Rodríguez Villalobos, funcionario del Departamento de Administración de Mantenimiento del TEC, explica que se hizo una remodelación total del inmueble que incluyó el cambio completo de la cubierta, la reparación de la estructura metálica del techo, la instalación de cielorraso nuevo en toda la remodelación, la eliminación de alfombras y la pulida de pisos.

Asimismo, se cambió la totalidad de la instalación eléctrica y se colocó un sistema de iluminación completamente nuevo. Por su parte, el sistema de voz y datos también se renovó y se construyeron los consultorios de medicina y odontología.

“Se decidió que era muy importante dotar a este inmueble de un sistema de detección de incendios, que ahora es requisito en la mayoría de edificaciones”, agregó Rodríguez.

Destaca el acondicionamiento del edificio de acuerdo con la Ley 7 600 de Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad, tanto en los servicios sanitarios como en los accesos a ambas plantas. Esto se logra por medio de rampas y un ascensor, el cual se encuentra a nivel de la acera.

Los costos operativos de este nuevo espacio incluyen 2 turnos de un oficial de seguridad y un turno misceláneo, además del pago de los servicios públicos de agua y electricidad.

Croquis de todas las instalaciones del Campus Tecnológico Local San José
La casa Pacheco Coto destaca en color turquesa en este croquis.

De acuerdo con Gabriel Masís Morales, asistente de la Dirección del Campus Tecnológico Local San José, contar con este nuevo espacio mejora los servicios de la Vicerrectoría de Vida Estudiantil y Servicios Académicos (Viesa) y ofrece sitios más seguros y adecuados para cada una de las especialidades que allí se tienen.

“Es calidad de vida para los compañeros y compañeras, que se debería traducir en un mejoramiento de los procesos de enseñanza, elevando el nivel de la calidad”, subrayó.

Masís explica que los espacios que antes ocupaban los servicios de la Viesa ahora serán utilizados por funcionarios de la Dirección y de la Unidad de Gestión Administrativa (UGA) que se encuentran en otras edificaciones del mismo Campus.

Alcides Sánchez Salazar, presidente de la Federación de Estudiantes del Tecnológico, externó su satisfacción por el mejoramiento de los espacios para los servicios estudiantiles. Para Sánchez esta remodelación es la muestra tangible de que la institución está comprometida con el crecimiento de las instalaciones tanto académicas como administrativas del Campus.

“Probablemente las nuevas generaciones o los que no hayan tenido la oportunidad de entrar a la casa Pacheco Coto cuando esta se adquirió por el Tecnológico, no van a comprender el grado de cambio radical y de amor y de empeño que se le puso a la remodelación. Era una casa que estaba completamente abandonada, que tenía muchos problemas en sus instalaciones, era muy oscura, muy apagada y se hicieron bastantes esfuerzos para remozarla. En buena hora, como parte de la celebración del 50 aniversario del Tecnológico, que estas cosas se estén dando”, remarcó Sánchez.

Jardín interno de la casa Pacheco Coto
La casa Pacheco Coto cuenta con un jardín interior cerca de la entrada principal, el cual favorece la iluminación y ventilación del edificio. Foto: Ruth Garita / OCM.

Darlen Blanco Benamburg, psicóloga del Campus, considera que la reubicación de la oficina de psicología clínica en la casa Pacheco Coto es un cambio positivo porque es más accesible, está en la planta baja y se encuentra integrada con todos los servicios de la Clínica de Atención Integral en Salud (CAIS), el Departamento de Orientación y Psicología (DOP) y Trabajo Social. También destaca que se cuenta con salas de espera, espacios abiertos que permiten movilizarse y seguridad en la entrada.

“El edificio es muy bonito y amplio. En cuanto a mi oficina, me he sentido cómoda, es de un tamaño adecuado, y los estudiantes que han llegado me han dicho que les resulta acogedora. El que tenga paredes de cemento brinda mayor sensación de privacidad”, resaltó.

Donald Bermúdez Bolaños, médico del Campus, señala que la remodelación de la casa Pacheco Coto tomó en cuenta todos los defectos que tenía el viejo consultorio y se logró adaptar un espacio ideal, con buena ventilación, iluminación, control de temperatura natural, espacios amplios destinados para consulta y procedimientos menores, área adecuada de espera para pacientes y una prevista para una futura enfermería.

“Cuando llegué al Campus, hace como 4 o 5 años, llegué a un consultorio que tenía sus inconvenientes, la falta de ventilación, sumada al ventanal que tenía, hacía un efecto invernadero que obligaba el uso de aire acondicionado. El espacio era pequeño, solo cabían 2 personas en un espacio que se destinaba para todo: atención de consulta general, cirugías menores, electrocardiogramas, nebulizaciones y citologías, entre otras, en un espacio de escasos 6 metros cuadrados”, recordó Bermúdez.

Pamela Cambronero Piñeiro, estudiante de Arquitectura y Urbanismo, considera que la casa Pacheco Coto es una oportunidad que aprovechó el Campus para expandirse y darle mayor confort a los estudiantes y a los profesionales que están al servicio de la población estudiantil.

“También creo que es un espacio muy bueno para crear más espacio estudiantil, especialmente en la primera planta, donde se encuentra el parqueo. Sería un espacio muy provechoso y una lástima si se queda solo en parqueo”, sugirió.

Por su parte, Luis Alonso Pacheco Núñez, estudiante de Ingeniería en Computación, mencionó que el nuevo espacio “está bastante bonito, bastante cool, bastante diferente”. Cuenta que está retomando la carrera después de una pausa de cinco años y que se encontró con “una universidad totalmente diferente”.


Publicado originalmente en TEC

Avatar

Por Alonso Cunha

Alonso Cunha Chavarría. Estudiante de Relaciones Internacionales UNA.