Candidatos a la vicepresencia: sus roles formales y reales

Desde las vicepresidencias se enfocan el sector económico y social, siendo un patrón que se repite campaña tras campaña

0

Los candidatos presidenciales, ya eligieron a sus vicepresidentes, quienes les acompañarán en este proceso de cara a las elecciones del próximo 4 de febrero del 2018.

Los partidos políticos se basaron en un énfasis de temas para la elección de las vicepresidencias. Un puesto que conlleva cargos relevantes en los gobiernos, que se les asignan sectores concretos de acción y que en esta ocasión resaltan en lo económico y lo social.

Pero parece que se ha hecho costumbre también en Costa Rica, representar gremios por encima de la representación nacional, con una gran división entre el cálculo político por encima del nacional.

Pablo Barahona, abogado, analista político y ex Embajador de Costa Rica ante la OEA, con amplio conocimiento sobre la realidad americana y venezolana, nos explica a fondo sobre los candidatos a la vicepresidencia de los partidos políticos.

Como él destaca, desde las vicepresidencias se enfocan el sector económico y social, siendo un patrón que se repite campaña tras campaña:

“Uno tiene que ser economista y ese más bien es el que viene a resolver el tema fiscal y a ordenar la cuestión de empleo; en fin, las finanzas públicas. El otro por lo social que nos habla de pobreza, de los sectores más desvalidos, las minorías y ahí digamos que los candidatos descargan un poco en esas dos tendencias. Lo social y lo económico”.

LAS CARAS

 PLN. El Partido Liberación Nacional (PLN), hizo oficial los candidatos a la vicepresidencia este pasado domingo, tras el anuncio el aspirante Antonio Álvarez Desanti que presentó al economista Édgar Ayales, quien fue exministro de Hacienda de Laura Chinchilla y jugó un papel elemental en el plan fiscal hundido por la Sala Constitucional. Además, lo acompañará en la segunda vicepresidencia, Victoria Gamboa Ross, periodista que conduce la Fundación Ana Ross contra el Cáncer, con conocimiento en administración pública.

Respecto a esta fórmula, Pablo Barahona opina:

“Es gente muy buena como el señor Ayales, es una persona sin mácula, con experiencia pública nacional e internacional pero además es un hombre muy versado en su materia, acompañado de una muchacha sin duda de experiencia pública y la verdad es que tampoco sin mayor nombre en su ámbito como es Ross, que está ahí más por su cercanía al candidato”.

PUSC. El candidato Rodolfo Piza del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), buscó de igual manera enfocarse en la economía, con la candidata a la vicepresidencia Edna Camacho, quien es actualmente presidenta de la Academia de Centroamérica y en el gobierno de Miguen Ángel Rodríguez ocupó el viceministerio de Hacienda. En la segunda vicepresidencia, con un proyecto encomendado, que es el de construir el metro en San José, Max Umaña ingeniero, es uno más de la fórmula de Piza.

“En el PUSC que está Edna Camacho, que tiene un cierto reconocimiento que maneja el tema económico con alguna experiencia pública, sin tener un liderazgo en el tema económico, político, de primerísimo nivel. Ni las canas del señor Ayales.

 Este señor Umaña lo tenemos todos como el candidato para vicepresidencia para que ejecute un proyecto específico y pare de contar como es el metro. Esto podría ser una exageración, pero así lo han comunicado ellos”, afirmó Barahona.

PAC. El Partido Acción Ciudadana, con el aspirante a la presidencia Carlos Alvarado, este apostó a la primera vicepresidencia por la diputada Epsy Campbell, ex precandidata presidencial, excandidata a la vicepresidencia con Ottón Solís en el 2006 y expresidenta de la agrupación, y el segundo puesto es ocupado por el sindicalista Marvin Rodríguez, quien participó activamente en uno de los movimientos del sector educativo hace pocos años.

“En el PAC usted tiene un total desconocido a nivel nacional, de Marvin Rodríguez, compromiso sindical, es una apuesta al candidato y del otro lado a Epsy Campbell que es una persona no muy querida en el propio PAC. Quieren con eso cumplir el tema mujer, asociar un poco con los afrodescendientes y me imagino tratando también de acercar un poco al “ottonismo”, ya que es la diputada más cercana a Ottón Solís en la Asamblea Legislativa en este momento.

 Pero ninguno de los dos diría yo que es una apuesta que eleva, que llena las carencias de un candidato tan débil como Carlos Alvarado. Es una propuesta menos segura, no veo yo un Ayales en la fórmula presidencial de Carlos Alvarado”, enfatizó Pablo Barahona.

PML. La agrupación Partido Movimiento Libertario, eligió en la primera vicepresidencia al economista Frans Tattanbach Capra, especialista en cambio climático y en el segundo puesto a la periodista Viviam Quesada, exliberacionista.

PIN.  Por su parte del Partido Integración Nacional (PIN), cuyo candidato es Juan Diego Castro, designó en la primera y segunda vicepresidencia, respectivamente a María Cecilia Moreira, quien es contadora y empresaria y al forense del Organismo de Investigación Judicial, Maikel Vargas Sanabria, ambos candidatos sin reconocido papel en el ámbito político ni público.

FA. El partido del Frente Amplio, en su fórmula de vicepresidentes, escogió para el primer puesto a Laura Hall, educadora y activista de la población afrocostarricense y a Luis Paulino Vargas, defensor de minorías sexuales y economista.

En el caso de estos tres partidos comparten un aspecto común: sus candidaturas a las vicepresidencias tiene bajo perfil público y desconocida trayectoria política. Tampoco representan a sectores desde los cuales vayan a jugar un importante papel en materia de aporte electora. Se trata de profesionales en su mayoría, con experiencias puntuales o muy reducidas respecto a la amplia realidad del país. Llegan a aprender muchos de ellos y probablemente sean cuadros que jueguen papeles con doble función asumiendo ministerios o bien permaneciendo con bajo perfil, dependiendo del candidato presidencial, lo cual no sería novedad en Casa Presidencial.

PAPEL DE LAS VICEPRESIDENCIAS

Un presidente con el suficiente liderazgo político, no teme a un vicepresidente impetuoso y eficaz para que desarrolle su propio liderazgo e incluso que termine heredándolo, siendo el próximo candidato a la presidencia, situación que lleva mucho tiempo sin pasar. Salvo el caso de Laura Chinchilla, siendo la única candidata exitosa de pasar de la vicepresidencia a la Presidencia de la República.

Además, esta al ser una función que meramente depende del empoderamiento que le dé el presidente, ellos tienen dos facetas, en su etapa de campaña y una vez que llegan a Casa Presidencial.

Caso fuera de lo tradicional fue la separación voluntaria de las funciones de vicepresidente, de Rodrigo Altman Ortiz, durante el gobierno de Rodrigo Carazo y de Luis Fishman, separado de la Casa Presidencial por Abel Pacheco.

Campaña. Durante la campaña política, suelen asumir la responsabilidad del proselitismo sectorial, es decir cuando hay debates especializados, los vicepresidentes expertos en el área se pronuncian en lo económico o social, son quienes llevan la batuta del tema.

 “Es decir en el fondo están buscando una gremialización, no son personas con una visión de Estado, sino con una visión de sector, lo que para mí no necesariamente es correcto desde el punto de vista político”, declaró Pablo Barahona.

Gobierno. Una vez que llegan a Zapote, asumen un ministerio, tal como pasó con Kevin Casas que obtuvo el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica y también Helio Fallas en el actual gobierno que además de ser Vicepresidente es Ministro de Hacienda y Elizabeth Odio que fungió como Ministra de Ambiente. Claro que el vicepresidente es un líder político con las más altas responsabilidades formales y reales, según lo determine el presidente.

“Es una costumbre recargar a los vicepresidentes con un ministerio como si la vicepresidencia no tuviera un valor por sí misma. Eso a mí me parece que es un grave error. El rol es bueno constitucionalmente, es simple y sencillamente se limita a suplir las ausencias del presidente, lo que el presidente les pida, en la responsabilidad que el presidente le indique y de sectores”, subrayó Barahona.

Por ello, los vicepresidentes asumen responsabilidades que implican coordinar varios sectores y poderes, pero esto no los debe llevar necesariamente a asumir un ministerio, desviándolos de sus funciones y disminuyendo la importancia del cargo.

Importante para la población es tomar en cuenta el gabinete que acompaña al aspirante a la presidencia y tomar una decisión instruida. Fijarse en quiénes están asumiendo las diputaciones, así como los vicepresidentes, su carrera política, experiencia privada y su liderazgo para asumir puestos de tanta importancia de cara a un próximo gobierno con todos retos que les espera en Zapote.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...