Carlos Denton: Mal tiempo para exportadores

Carlos Denton. Politólogo (Ph.D.) y economista

Casi todos los exportadores (de productos o servicios) tenemos que vender usando facturas denominadas en dólares. En los últimos cuatro años esa moneda estadounidense ha perdido más o menos 25 por ciento de su poder adquisitivo (se ha devaluado) y los clientes en el exterior entienden y aceptan que las empresas costarricenses también ajusten sus facturas. Pero la tasa de cambió en 2020 fue la de 575 y ahora es 510 que es un incremento de 8 por ciento; los clientes no aceptan ese ajuste por ese monto. El resultado ha sido que el exportador tiene que recortar gastos.

Es por esta dinámica que disminuye la cantidad de empleos en el país mientras que crece la economía – el PIB per cápita ahora es $21.200 según la publicación CIA World Factbook 2023. Entre dos competidores de Costa Rica los datos son—Irlanda $79.730 y México $19.740. Las maquilas de prendas y ropa no se ubicarían en ninguno de los tres – van a Honduras $5620 o Nicaragua $5800 que se encuentran entre los más bajos del hemisferio.

Irlanda, país de habla inglés (uno de dos idiomas oficiales), compite en el mundo de alta tecnología. No es centro de ensamblaje como sí lo es México y hasta cierto punto Costa Rica.

¿Qué pueden hacer las empresas costarricenses frente a este aumento de costos? Primero pueden utilizar mas alta tecnología; segundo pueden comenzar a usar más Inteligencia Artificial IA. La empresa donde laboro ya no usa servicios de traductores al inglés—los robots se encargan de esa tarea. Como se ubica la empresa en el rubro de “servicios” ya está entrenando analistas en sus oficinas de Guatemala y Panamá. Se usan call centers de otros países. Por ahorita los recortes en Costa Rica son moderados, pero si ocurre una revaluación mayor del colón tendrá que haber recortes serios.

Los hoteleros y otros oferentes en el mercado turístico, siempre han ofrecido sus servicios (renta habitación, por ejemplo) en dólares. No deberían chillar tanto como los demás de los exportadores, su nivel de cliente puede pagar. La verdad es que Costa Rica no quiere 10 millones de turistas al año incluyendo mochileros – desaparecería la selva tropical y las playas serían tugurientas.

Se entiende que esta revaluación de la moneda nacional ha favorecido al Ministerio de Hacienda que enfrenta una deuda externa muy fuerte contraída en los gobiernos de Chinchilla, Solís y Alvarado. Ha logrado rebajar la deuda y cuando lo logran reducir por debajo del 60 por ciento del PIB van a poder dar un aumento de salario a los empleados públicos. Con eso ya comenzaría de nuevo el ciclo inflacionario de siempre en el país.

El tema es delicado, pero para un país en vías de desarrollo económico no es aconsejable tener importaciones baratas y exportaciones caras; esa es la situación actual. El Banco Central debería ajustar tasas de interés en colones para detener este proceso de revaluación Se necesita más oportunidades para los trabajadores costarricenses y es la manera de provocar su creación.

Publicado originalmente en La República

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...