Carlos Denton: ¿Quiénes adversan el cambio en Costa Rica?

En un cierto sentido los sindicatos de los empleados públicos tienen razón. Los políticos que han gobernado el país en este siglo con ciertas excepciones han sido cortoplacistas, improvisados, aprovechados; la verdad es que han terminado siendo “apaga incendios” y no “visionarios.”

0

Carlos Denton. Politólogo (Ph.D.) y economista

¿Quiénes son los conservadores en Costa Rica, los que luchan para evitar que haya cambio? Curiosamente son los que se autodenominan “de izquierda,” muchos de los que son empleados de instituciones públicas. Este fenómeno ocurre a merced de la política por casi cincuenta años de convertir al estado en “productor” en vez de limitarlo a ser regulador y gobernador.

Frente al cambio climático y gracias al sentido común se pronostica que para el 2030 la mayoría de los vehículos circulando en el país serán eléctricos; no usarán petróleo. ¿Cómo será el negocio de los propietarios de las bombas de combustible que forman parte de la empresa privada? Definitivamente no será bueno y en su mayoría desaparecerán con los empleos que han generado.

En el sector productivo se acepta como normal la aparición de oportunidades que después se disipan y quizás desaparecen. ¿Quién se olvidará de empresas grandes como Kodak, Pan Am, y Sears; fueron muy rentables y empleaban miles incluyendo algunos en Costa Rica? Ya no existen y los funcionarios tuvieron que buscar otros empleos.

Pero cuando los autos son eléctricos en diez años ¿Qué pasará con RECOPE? ¿Tendrá el gobierno de ese entonces el mismo problema que ha tenido el actual con JAPDEVA? ¿Estarán los 1800 funcionarios reclamando indemnizaciones y bloqueando calles con marchas reclamando justicia? ¿No sería posible planificar e ir reduciendo el tamaño de la planilla desde ahora?

La venta de petróleo es una de las fuentes importantes de impuestos para mantener a flote al Estado. ¿Están buscando otras alternativas? O en diez años ¿llegará el gobierno de ese entonces con un nuevo “paquete fiscal” para “seguir funcionando,” para “pagar la deuda y no quedar en default” y para en parte indemnizar a los funcionarios de la difunta organización llamada “refinadora?”

En 2030 mucha de la energía producida será solar y el negocio del ICE se verá sumamente reducido. Muchos consumidores podrán producir su energía propia y no necesitarán usar los servicios del ICE. ¿Tienen planes de reducir el empleo en la institución con miras a lo inevitable? ¿Tiene el ICE un plan de 10 años como ostentan algunas empresas privadas?

Igual que con RECOPE, los impuestos cobrados a la electricidad constituyen fuentes importantes de impuestos para mantener al estado. ¿Tiene previsto esta reducción el Ministerio de Hacienda?

Por muchos años la venta de productos tabacaleros fueron una fuente importante de impuestos para el estado; pero cada vez menos personas fuman. Las empresas productoras, que están en el sector privado, han reducido sus planillas o reenfocado su negocio a otros tipos de productos. El gobierno no buscó alternativas frente a la disminución de ingresos y procedió a endeudarse y subir impuestos.

En un cierto sentido los sindicatos de los empleados públicos tienen razón. Los políticos que han gobernado el país en este siglo con ciertas excepciones han sido cortoplacistas, improvisados, aprovechados; la verdad es que han terminado siendo “apaga incendios” y no “visionarios.”

Para el 2022 ojalá que aparezca un líder con un plan largoplacista de desarrollo.

 


Carlos Denton
Politólogo y economista, académico, investigador
y Presidente de la Junta Directiva de CID/Gallup, S.A.,
cdenton@cidgallup.com   En La República

Del mismo autor le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...