Carlos Francisco Echeverría: Botín político

0

Carlos Francisco Echeverría.

Los representantes del país ante otros gobiernos deberían ser, preferiblemente, diplomáticos de carrera. No obstante, también es práctica usual nombrar embajadores, en países estratégicos para la política exterior, a personas que hayan desempeñado altos cargos de gobierno, siempre y cuando, por supuesto, lo hayan hecho con brillantez.
El país anfitrión los recibe con beneplácito, y el trato con sus altos funcionarios se facilita por las experiencias compartidas. El embajador o embajadora es, por sí mismo, un activo de alto valor para el país al que representa.
Los aspectos técnicos de su trabajo los resuelve el personal de apoyo, que sí debe ser de carrera diplomática o consular. En casos así, la idea de que esas personas representan al país porque recogen un «botín político» es errónea, además de ofensiva.
En todo caso, el «botín» son ellos mismos, por el valor de sus conocimientos, cualidades y experiencia. Duele ver que esos valores, tan escasos, sean tirados por la borda.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...