Carlos Francisco Echeverría: Democracia cantonal

Creo que los costarricenses estamos obligados a recuperar parte del tiempo perdido, otorgando a la democracia cantonal la importancia que tiene. Todo el que pueda debería reflexionar bien su voto y acudir a las urnas el domingo.

0

Carlos Francisco Echeverría.

A Costa Rica llegó tarde la democracia cantonal. Mientras muchos otros países, incluso algunos que vivían bajo dictaduras, elegían por sufragio a sus alcaldes, en Costa Rica nos conformábamos con votar en febrero por “las tres papeletas”, y dejábamos que fueran los regidores quienes nombraran al “ejecutivo municipal”, un funcionario de perfil meramente burocrático.

Llegamos tarde a la construcción de una cultura política que reconozca a la democracia local como la más real de todas, porque nuestra relación con los gobiernos municipales es inmediata y afecta todos los días nuestra calidad de vida, y porque con las autoridades locales nos relacionamos más directamente que con las nacionales.

Perdimos mucho tiempo. Además, en democracias más maduras (aunque no más antiguas) que la nuestra, las alcaldías son un semillero de nuevos líderes que luego pueden proyectarse a escala nacional. La gente los puede ir conociendo, ver de qué están hechos. Esa es una función muy importante de las elecciones municipales.

En el proceso cuya conclusión se avecina, he visto que en algunos cantones hay candidatos con ese perfil. Jóvenes profesionales que bien podrían dedicarse a prosperar en el ejercicio de sus carreras, sin comprarse los dolores de cabeza de la función pública, pero que sin embargo deciden correr el riesgo y competir por las alcaldías.

Me parece que merecen atención y apoyo. Pero, sobre todo, creo que los costarricenses estamos obligados a recuperar parte del tiempo perdido, otorgando a la democracia cantonal la importancia que tiene. Todo el que pueda debería reflexionar bien su voto y acudir a las urnas el domingo.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...