Carlos Francisco Echeverría: El deber del PLN

De allí mi alusión a los momentos en que el PLN estuvo a la altura del reto, aunque fuera con soluciones imperfectas. No se trata de revivir fantasmas. Se trata de salvar el día. Veremos si esta vez el PLN es capaz de estar a la altura de su propia estatura histórica.

0

Carlos Francisco Echeverría.

Más o menos cada treinta años, al PLN ha sacado a Costa Rica de una crisis. Lo hizo en 1948, en 1982 y (con lunares) en el 2008. Ahora las cosas se han precipitado. El coronavirus aceleró la historia y el país enfrenta riesgos descomunales. Gobierna otro equipo, una especie de hijo rebelde, pero el PLN tiene la mayor fracción legislativa, y es en la Asamblea donde a fin de cuentas se va a definir lo que haremos. Por su experiencia histórica y su vocación de gobierno, el PLN no puede ser un espectador mezquino ante semejante crisis.

Tiene que sacar lo mejor de sí, convocar a sus mentes más capaces y concertar una estrategia con el Gobierno y con otros partidos. Una estrategia audaz y sustancial, como la que demanda el momento, que ofrezca soluciones reales y duraderas desde todos los ángulos, le duela a quien le duela. No disponemos de un año ni de seis meses para negociar con el FMI y evitar una catástrofe económica. Disponemos de unas pocas semanas. En ese breve lapso hay que tener un planteamiento que de veras resuelva el problema fiscal a mediano plazo, para que el FMI lo pueda tomar en serio y darnos los recursos. Ese planteamiento inevitablemente implicará cambios en la legislación. Nosotros podemos discutir todo lo que ustedes quieran sobre culpas históricas y traiciones ideológicas, pero al final quienes van a decidir qué se hará y qué no se hará son 57 personas. De esas, 17 son del PLN. Es el grupo más grande. Luego hay 10 del PAC, 9 del PUSC, etc. etc. La mayoría simple son 29 diputados. Es cosa de hacer números.

Ya el Gobierno propuso su plan, que casi nadie acepta. Lo lógico en una democracia es que el principal partido de oposición al menos proponga el suyo, para luego tratar de llegar a un acuerdo. En una democracia de partidos madura (como debería ser la nuestra) el presidente o el secretario general de ese partido habría convocado hace rato a sus principales economistas y estrategas políticos para hacer ese planteamiento. No veo que eso esté ocurriendo en el PLN, y mucho menos en los otros partidos. Eso es terrible, porque el instrumento funcional que tenemos para construir políticas públicas en esta y cualquier democracia son los partidos políticos, nos guste o no. De allí mi llamado al PLN, que debería ser innecesario. De allí mi alusión a los momentos en que el PLN estuvo a la altura del reto, aunque fuera con soluciones imperfectas. No se trata de revivir fantasmas. Se trata de salvar el día. Veremos si esta vez el PLN es capaz de estar a la altura de su propia estatura histórica.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...