Carlos Francisco Echeverría.

Se puede pensar que “La Primera Noche Tranquila”, de Miguel Martí, es una novela de emociones. Y claro que lo es. La historia de una pareja que se debate entre el amor y la muerte no podría no serlo.

Pero además de ser intensamente emotiva, y de estar escrita con la pasión de quien vivió la dura y maravillosa experiencia que allí se relata, es también una novela inteligente, y por lo tanto crítica. La lucha de María por sobrevivir y por tener un hijo, y la de Manuel por apoyarla más allá del sacrificio y el agotamiento, se produce en medio de toda clase de mentiras y mezquindades. El enemigo al que se enfrentan no es solo la enfermedad, sino además la pseudo-ciencia, la bribonería, y sobre todo la arrogancia de cierta burocracia médica, más empeñada en protegerse que en aliviar el dolor ajeno.

La novela documenta, con pericia y elegancia, una historia real, que además tuvo repercusiones trascendentes en la vida del país. Una historia que, en su momento, condujo a cambios importantes en el tratamiento de los pacientes de cáncer y otras enfermedades graves. Hay que leerla como obra de arte, pero también como testimonio del “poder de uno”, cuando lo mueven el amor y la compasión.

No se la pierdan.

 

Carlos Francisco Echeverria

Por Carlos Francisco Echeverria

El autor fue Ministro de Cultura, Juventud y Deportes de Costa Rica de 1986 a 1990, durante la primera administración del Dr. Oscar Arias Sánchez. Ha publicado los siguientes libros: “Una mirada risueña a lo terrible”, Universidad Veritas, 2010; “Fabio Herrera”, Museo de Arte Costarricense, 2010; “La planificación del turismo sostenible”, Uruk Editores, 2010; “Historia crítica del arte costarricense”, Euned, Costa Rica, 1987; “José Sancho”, Editorial Costa Rica, 1984; “Zúñiga”, Editorial Misrachi, México, 1980; “Ocho artistas costarricenses y una tradición”, Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, Costa Rica, 1977.