Carlos Francisco Echeverría: Estadistas

La supervivencia de la democracia depende de que podamos sanearlo, desintoxicarlo.

0

Carlos Francisco Echeverría.

Mi buen amigo Gonzalo Ramírez me dijo una vez que Costa Rica es un país demasiado pequeño para producir un estadista cada cuatro años. Interesante observación, como todas las suyas, pero que no hay que tomar al pie de la letra.
En la primera mitad del siglo XX nos gobernaron González Víquez, González Flores, Jiménez Oreamuno, Calderón Guardia y Figueres Ferrer. No es poca cosa, para un país que apenas alcanzó a sobrepasar el millón de habitantes. Aquellos políticos emergieron gracias al poder de sus ideas, plasmadas en artículos de prensa o en discursos en el parlamento o en la radio.
Después hemos tenido algunos gobernantes que hicieron lo mismo, pero la mayoría han llegado al poder por parentesco, por padrinazgo o catapultados por las circunstancias. Sus ideas y planteamientos han pesado poco.
¿Qué fue lo que cambió? No ha sido, ciertamente, la genética de la población nacional sino, para seguir usando términos biológicos, el ecosistema político. Este se ha convertido en un ambiente tóxico y en gran medida estéril, donde se ahogan las ideas y los protagonistas se limitan a atacar y a defenderse. El talento huye de semejante clima. La supervivencia de la democracia depende de que podamos sanearlo, desintoxicarlo.
Para empezar, todos deberíamos hacer votos de respeto y contención a la hora de expresar nuestras opiniones. Tal vez sean nuestros votos más importantes.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box