Carlos Francisco Echeverría: ¡Haga fila!

Los ciudadanos deberíamos poder denunciar formalmente cualquier exigencia de ese tipo que no tenga justificación, y el funcionario que la imponga debe ser sancionado

0

Carlos Francisco Echeverría.

A la burocracia le complace ponernos a hacer fila. Hace poco recibí un correo de Tributación por no haber presentado a tiempo mi declaración informativa D151. De acuerdo, mea culpa. En el mismo correo se me dan algunos montos que encuentro inexplicables, por lo que pido que me indiquen con quién hice esas transacciones. No señor, tiene que venir personalmente. ¿Por qué? Si de todas formas me van a dar la información ¿Qué diferencia hay en que me la den personalmente o por correo? No es por proteger la privacidad de terceros, porque una vez que yo la tenga, puedo hacer con esa información lo que yo quiera.

Es, simplemente un pequeño ejercicio de poder; el placer perverso de doblegar al ciudadano. Otro ejemplo: voy a prescindir de mi conexión celular del ICE. El plan venció, no hay pagos pendientes. Escribo, desde fuera del país. No señor, tiene que venir personalmente. ¿Por qué? Si se trata de comprobar mi identidad (para evitar que algún bromista me deje sin teléfono, qué amables) hay mil formas de hacerlo. Pero no.

Ya sea yo mismo o un apoderado tendremos que gastar combustible y tiempo – contaminar el aire, hacer presa y perder productividad – para complacer un capricho burocrático.

El colmo, ya aberrante: un querido pariente falleció hace poco. Su viuda y un hijo acuden a la Dirección de Pensiones de la CCSS para obtener un informe de sus cotizaciones. Llevan el certificado de defunción. ¿Saben qué les dijo la funcionaria de la ventanilla? Pues sí, eso, aunque parezca mentira.

Los ciudadanos deberíamos poder denunciar formalmente cualquier exigencia de ese tipo que no tenga justificación, y el funcionario que la imponga debe ser sancionado. Sólo así se acabarán esos abusos.

 

Del mismo autor le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...