Carlos Francisco Echeverría: Lo que no se ve

La verdad siempre está en los matices, no en lo blanco o lo negro. Si no penetramos en los matices corremos el riesgo de quedar con la mente en blanco, o en negro. Ya bastante hemos sufrido las consecuencias de esa ceguera. Los retos que tenemos por delante nos exigen abrir los ojos y el pensamiento, no obcecarnos en prejuicios ni en ideas fijas.

0

Carlos Francisco Echeverría.

LO QUE NO SE VE.  Costa Rica fue declarada uno de los Campeones de la Tierra por la ONU. Muy bien. Uno siempre se alegra cuando se reconocen los esfuerzos del país.  El problema con esas distinciones es que tienden a agravar nuestra tendencia a vivir del cuento y dormir en los laureles.  La fachada ambiental de Costa Rica es bellísima: bosques, cascadas, orquídeas, colibríes.  Pero la cara oculta no es tan bonita, y quizá este sea un buen momento para recordarlo; así tal vez hagamos lo necesario para merecer ese premio. Cito los temas que me parecen más graves:

  1. Somos el primer consumidor de plaguicidas por hectárea en el mundo. Eso no se ve. Está incorporado en los suelos y el agua, y poco a poco va minando la salud de plantas, animales y personas.
  2. Poseemos más mar que tierra, pero no tenemos idea de cómo protegerlo. El caso de la pesca de arrastre es solo la punta de un témpano de permisividad y cinismo, que demuestra la tremenda debilidad institucional del país en ese campo.
  3. Hasta hace poco éramos, con Haití y Nicaragua, de los países más atrasados de América en tratamiento de aguas residuales. Algo ha venido a remediar el nuevo alcantarillado metropolitano, pero la abundancia de tanques sépticos en todo el territorio amenaza con arruinar los mantos acuíferos que nos dan de beber. Eso tampoco se ve.
  4. La congestión vial y la mala calidad del transporte público son nuestra mayor contribución al calentamiento global, aparte del impacto que tienen sobre la calidad de vida. Yo me crispo un poco cuando nos elogian por tener un 99% de “energía” renovable. Electricidad sí, pero energía no. Los vehículos se mueven con derivados del petróleo. Y eso, por cierto, sí se ve.
  5. No sé si eso ha cambiado, pero hasta hace poco el Tárcoles era el río más contaminado de Centroamérica.

Es verdad que hemos aplicado buenas políticas en conservación, y hasta cierto punto en manejo de residuos sólidos, y también es verdad que varios gobiernos – incluido el actual – han planteado estrategias de sostenibilidad (que casi nunca se cumplen).

Pero mientras no atendamos en serio esos grandes problemas ambientales, deberíamos ser cuando menos discretos a la hora de aceptar esos premios internacionales.


Del mismo autor le podría interesar:
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...