Carlos Francisco Echeverría: Una lucha honrosa

Es triste ver que hay quienes, en vez de aplaudir el esfuerzo, prefieren que hubiéramos visto los toros desde la barrera. Yo me siento orgulloso de que mi país sacara la cara, aun con el tiempo en contra. La lucha por los derechos y por la dignidad humana se nutre también de gestos como ese.

0

Carlos Francisco Echeverría.

No todo mundo está obligado a saber cómo se dan las negociaciones diplomáticas, ni mucho menos las de los votos en un organismo internacional. Lo cierto es que esas negociaciones son casi siempre largas y complejas, e implican compromisos que van mucho más allá de lo aparente, del tipo «te doy mi voto para X resolución, pero espero el tuyo para mi candidato a Z», o «te doy mi puesto en el comité A si me dejas espacio en el B».

A menudo esos compromisos se cierran meses antes de la reunión, como parte de agendas diplomáticas que incluyen temas comerciales, financieros e incluso militares. Pretender un puesto en el Comité de Derechos Humanos de la ONU, en poco más de una semana de negociaciones, es algo que quizá sólo Costa Rica podía intentar, confiando en su prestigio en la materia y en lo impresentable de su adversario, el régimen de Maduro.

No se logró, y probablemente la estrategia no fue perfecta (lo de anunciar localmente una «dupla» con Brasil fue un claro error político), pero hay que valorar que se dio una pelea honrosa. Estuvimos a pocos votos de lo que hubiera sido una verdadera proeza diplomática.

Es triste ver que hay quienes, en vez de aplaudir el esfuerzo, prefieren que hubiéramos visto los toros desde la barrera. Yo me siento orgulloso de que mi país sacara la cara, aun con el tiempo en contra. La lucha por los derechos y por la dignidad humana se nutre también de gestos como ese.

 


Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...