Carlos Francisco Echeverría: Veinte ideas

Algunas son algo radicales, pero los tiempos lo ameritan. Son cinco en cada área: gasto, ingreso, equidad y productividad. Ustedes dirán.

0

Carlos Francisco Echeverría.

Quienes no tenemos mucho dinero que poner a circular, al menos podemos circular ideas. Estas son algunas que he venido pensando por algún tiempo, a la vista del abismo fiscal, y tal vez ha llegado el momento de dejarlas que vuelen (o que caigan). No todas son nuevas, ni tampoco mías. Algunas son algo radicales, pero los tiempos lo ameritan. Son cinco en cada área: gasto, ingreso, equidad y productividad. Ustedes dirán.

Gasto

1. Reforma sectorial y refundición y cierre de instituciones. Esta la tengo incluso diseñada, según la doctrina sectorial en administración pública, pero no puedo desarrollarla aquí. Implica menos jerarcas reportando al Presidente, cadenas de mando y rendición de cuentas en absolutamente toda la administración, y refundición de instituciones. Eficiencia, en una palabra. Otro día la detallo, si me invitan.
2. Salario global. Ya se aplica en varias instituciones públicas, y hace poco el Dr. Rubén Hernández demostró que es jurídicamente aplicable a todos los funcionarios, de aquí en adelante, respetando el salario que ganan hoy y ajustándolo por inflación, pero sin más anualidades ni pluses en el futuro. Un principio simple y justo, un ahorro enorme.
3. Venta del BCR. No es solo por la plata. Es porque el Estado no necesita más de un Banco para jugar su papel en el sistema financiero. Pero, además, por la plata.
4. Renegociación de deuda interna. En gran medida se trata del Estado debiéndole al Estado. Es cosa de sentarse y encontrar la manera de conciliar números. A los acreedores, sean públicos o privados, no les sirve tener un deudor en quiebra, en una economía colapsada.
5. Refundición programada de regímenes de pensiones. La Constitución contempla uno solo: el de la CCSS. Ni pregunto cómo se llegó al berenjenal que tenemos hoy. Hay que programar el traslado progresivo de fondos y beneficiarios a ese régimen, con medidas transitorias que permitan respetar los derechos adquiridos de los pensionados actuales. Igual, no duraremos mucho.

Ingreso

1. Impuesto corregido a transacciones financieras. Me temo que este será inevitable, al menos por un tiempo. Habría que excluir los retiros de cajero automático, y tal vez un par de cosas más, pero es la única forma de captar fondos sustanciales a corto plazo.
2. Sobretasa a las rentas altas. Quienes tengan la extraordinaria fortuna de recibir rentas altas, aun en medio de esta crisis, lo menos que pueden hacer es meter el hombro. Aunque haya que empujarlos.
3. Renovación de sistemas de Hacienda. Esto urge. Esto no puede esperar. Mientras no lo hayamos hecho, dejemos de quejarnos del supuesto 8% del PIB en evasión y elusión. No puede ser que los evasores anden en Ferrari y Hacienda en bicicleta.
4. Negociación con empresas de zona franca. Vinieron por los incentivos fiscales, pero se quedaron por la calidad de trabajadores que les ofrece el país. Lo que paguen aquí lo deducirán en otra parte. Negociemos algo.
5. Impuesto de renta a cooperativas. Se distribuyen la renta entre ellos, y dicen que con eso ya cumplieron con la sociedad. Por favor.

Equidad

1. Subsidio de desempleo asociado a estudios en el INA. ¿Se quedó sin empleo? Vaya a un curso del INA y, contra asistencia y cumplimiento, recibirá un pequeño pago cada fin de mes, al menos para lo básico. Esto costará mucho dinero (ver sección anterior).
2. Subsidio de transporte público asociado a tarjeta digital. Muchos países lo hacen: La gente de bajos ingresos no paga en el transporte público. Aquí servirá además para que al fin los autobuseros acepten el pago digital. También costará dinero (ver sección anterior)
3. Subsidio a programas municipales que generen empleo temporal. Se trata de generar empleos transitorios en saneamiento ambiental, mantenimiento de infraestructura y servicios sociales. ¿Que algunos se harán permanentes? Qué bueno, será porque se necesitaban (ver de nuevo la sección anterior)
4. Bono escolar (eliminando el salario escolar). Un bono para la compra de útiles y uniformes de todos los estudiantes de la educación pública, en vez de un salario extra para los empleados estatales. Hice los números, y les aseguro que el bono cuesta mucho menos dinero.
5. Prohibición de desperdicio de alimentos a industria y comercio. Francia lo hizo. ¿Por qué nosotros no? Fábricas, supermercados y restaurantes están obligados a entregar sus excedentes a bancos de alimentos, centros de cuido u organizaciones de asistencia social.

Productividad

1. Reducción de cargas sociales. El mejor negocio para la CCSS, y para el país entero, es la reducción de la informalidad. Hoy se mantiene en ella casi el 50% de la fuerza de trabajo, en gran medida por no poder hacerle frente a las cuotas.
2. Reducción de tarifas eléctricas. Ya está planteado. Es urgente, aunque haya que reestructurar las finanzas del ICE, cosa que de todos modos también urge.
3. Normativa anti-burocrática. La simplificación de trámites no va a caminar mientras no haya una normativa que castigue al funcionario y a la institución que se excedan, así sea en un milímetro, en las atribuciones que les da la ley. Deben estar obligados a demostrar la necesidad de cualquier trámite.
4. Conversión del CNP y el INDER en Instituto de Innovación Agrícola. Esta no les va a gustar a muchos (solo yo sé que me van a leer “muchos”) que quisieran verlos cerrados. De lo que se trata es de potenciar agresivamente la producción rural de alto valor agregado. Y eso requiere gente y recursos.
5. Inversión en control del mar territorial. Es diez veces más grande que el territorio continental, está lleno de riquezas, y dejamos que lo saqueen a mansalva. Lo de Crucitas es un chiste a la par de lo que sucede en nuestros mares.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...