Carlos Francisco Echeverría: Violencia.

El punto es claro: la violencia machista es violencia machista, no importa contra quién se ejerza

0

Carlos Francisco Echeverría.

En el mundo político de Costa Rica no son frecuentes los actos violentos. Por eso, cuando ocurre alguno es interesante analizar las reacciones de la gente, y aprovechar el momento para reflexionar.

No debemos olvidar que somos latinoamericanos, que vivimos rodeados de países en donde la violencia política ha dejado profundas cicatrices, y que de ninguna manera somos inmunes a ella.

A raíz de la golpiza del diputado, me llama la atención que haya quienes – mujeres inclusive – citen la frase que usó el asesor legislativo en un chat privado (aquello de «portarse como hdps») para justificar la agresión, o hacer equivalentes las dos ofensas. Les invito a hacer un ejercicio de reflexión.

Supongamos que un hombre, llamémosle Manuel, se va de fiesta a un bar con sus amigos y allí acosan o molestan a unas muchachas. Enterada del hecho, su esposa comenta en un chat privado con sus amigas que «se portaron como hdps». ¿Justifica eso que Manuel llegue a casa y le caiga a trompadas a su esposa? Supongo que esa conducta indignaría incluso a las mujeres que hoy aplauden la reacción del diputado.

El punto es claro: la violencia machista es violencia machista, no importa contra quién se ejerza. Además, la reacción violenta es siempre desproporcionada respecto de la ofensa inicial, por más que en este caso se quiera justificar, con una retórica tan jalada del pelo que resulta ridícula, como una defensa del honor de las madres. Como si el asesor, o cualquiera que use esa expresión en Costa Rica, estuviera pensando en la mamá de nadie.

En un plano más general, el uso de la fuerza bruta – salvo por las autoridades a cargo del control del crimen – es un síntoma peligroso en ciudadanos de una democracia. Hoy es contra alguien, perteneciente a una minoría, que usó privadamente una expresión insultante.

El mismo principio podría justificar mañana la agresión o la tortura, por razones parecidas de orden político. Repito: el principio es el mismo: la justificación del uso de la fuerza bruta. Sería interesante una encuesta para ver cuánta gente comparte esa posición. Nos daría una idea de la distancia a que podemos estar de la tiranía o del fascismo.

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...