Carlos Manuel Echeverría: Derechos ciclísticos.

El ciclismo está tomando gran auge en estos días pandémicos y lo hacen a uno pensar, si ello no es el preludio de importantes cambios postpandémicos hacia estilos de vida más frugales, amistosos con el medio ambiente.

0

Carlos Manuel Echeverría Esquivel.

Satisface el que las autoridades responsables del Tránsito vehicular en el MOPT, reglamenten mejor a como está ahora la actividad ciclística  en defensa de la integridad física de quienes la practican. Agrada que una señora diputada esté interesada en el asunto y así mismo que se tome el criterio de personas allegadas al medio ciclístico, a la hora de reglamentar el tránsito en bicicleta por las vías nacionales vehiculares. Extraña la ausencia de las autoridades deportivas a quienes no veo mencionadas en las gacetillas al respecto, lo que de ser correcto es una gran lástima pues a ellas les corresponde promover los derechos de los ciclistas.

El ciclismo está tomando gran auge en estos días pandémicos y lo hacen a uno pensar, si ello no es el preludio de importantes cambios postpandémicos hacia estilos de vida más frugales, amistosos con el medio ambiente. Así mismo, adicional al ciclismo deportivo y recreativo, es notable el incremento de personas “cleteras” que “llueva o truene” transportan productos de gran variedad entre establecimientos comerciales y residencias o lugares de trabajo. Ergo, el ciclismo deportivo, recreativo o comercial me parece llegó para quedarse “postpandémicamente” hablando, aún con la topografía de nuestro Valle Central, que hace del ciclismo un verdadero pero agradable desafío, del que doy fe pues al menos semanalmente “cleteo” al menos por una hora, como parte de mi “mix” deportivo.

Desgraciadamente, el país se encuentra mal preparado para manejar esta expansión ciclística, a pesar de que se ha hecho esfuerzos limitados por establecer ciclovías, a las que   les está llegando la hora de ser utilizadas plenamente. Con todo y la buena actitud que parece ilustrar a nuestras autoridades del ramo, tengo la impresión de que todavía prevalece un criterio de que los derechos de los ciclistas son secundarios, cuando de  circular se trata. Pensemos en equiparnos con países donde es notable el apoyo que se le ofrece a quien practica el ciclismo. Los países OCDE europeos, EEUU y Canadá, los de Oceanía, Colombia y algunos asiáticos, son ejemplos, sin ser excluyente,  que ilustran el comentario recién realizado.

Falta mucho por hacer y situaciones que resolver. Faltan ciertamente ciclovías, lo que en tiempos financieramente estrechos como los actuales puede ser difícil de concretar, si no somos creativos para satisfacer la necesidad. No creo por ejemplo que sea una buena idea el que los ciclistas suban o bajen el Ochomogo compitiendo por el espacio con motocicletas, automóviles, autobuses y camiones. Estoy de acuerdo al respecto con el señor Director General de Tránsito. ¿Pero por qué  no pensar en que los domingos en la mañana por ejemplo, se adjudiquen carriles en la ruta San José-Cartago y San José-Ciudad Colón, para el uso exclusive de ciclistas y lo mismo el Paseo Colón, como  se hacía hace algún tiempo? Las autoridades con representantes calificados de los practicantes, pueden encontrar soluciones con sentido.

Es urgente “educar” sobre los derechos de quienes practican el ciclismo a  quienes conducen vehículos motorizados de cualquier tipo. Me ha sucedido que voy a un metro de una cuneta profunda y un automovilista desaforado por “rayarme”, poseído por la cólera, pasa muy cerca, acelera imprudentemente y me increpa diciéndome “QUITATE”.

No es un secreto que en Costa Rica como en otros lugares del mundo, los conductores motorizados cuando están tras el volante, se sienten poderosos y toman una actitud de “no te me atrevecés porque te jodo”, excepto cuando se enfrentan a un motorizado de mayor tamaño. Ese problema se agrava con conductores inexpertos e irreflexivos, consumidores de licor o estupefacientes.

Me parece que las autoridades nacionales incluyendo al INS, deben formular una estrategia para educar y concientizar sobre el respeto que los ciclistas merecen, así como a éstos para que se conduzcan apropiadamente.  Y que se entienda  las terribles consecuencias que se le vienen a quien asesina o incapacita a quien practica el  ciclismo. Las leyes deben ser aplicadas bajo la premisa de “justicia pronta y cumplida” y si no son suficiente fuertes…que la señora diputada y colegas que la acompañen logren endurecerlas.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...