Carlos Manuel Echeverría: La ética en la UCR

0

Carlos Manuel Echeverría Esquivel.

Hace pocos días por esta misma vía (larevista.cr) se me publicó un artículo de opinión sobre la situación de la UCR al calor de la elección de un nuevo rector, lo que se consumó en fecha reciente. El artículo se titula “Lucem aspicio”.

Pocos días después de publicado el artículo participé como comentarista en “un zoom” sobre el mismo tema, cosa que acepté. Dentro de un marco optimista y positivo fui crítico de la UCR de hoy en día, empezando por el costo de la planilla y de las pensiones que el esquema que inexplicablemente se desarrolló en la UCR ha generado, inaguantable y que se ha desbordado presupuestaria y financieramente.

En mi crítica constructiva expresé que podía pensarse al tenor de lo observado, que los técnicos y gestionadores graduados de las universidades costarricenses de las que la UCR es líder,  no están “dando la talla”, pues son múltiples los errores de gestión, de administración, de planificación de obra y de ejecución que se cometen, lo que es posible achacarlo a defectos en la formación de los profesionales.

Así mismo y este es el punto medular en este ensayo, expresé que aunque una universidad no podría ser culpada por deficiencias de carácter, actos deshonestos o un manejo personal no congruente con los principios morales (ética colectiva) que todavía privan en Costa Rica, si es de esperar que la formación universitaria cimente  valores definidos como deseables por la sociedad costarricense. El comentario no fue bien recibido argumentando los críticos en ese momento, que no es  tarea de instituciones de educación superior el cimentar esos valores, que idealmente lo han sido en el hogar, la familia extendida, la educación pre universitaria y por la vía de los medios de comunicación colectiva agrega este servidor. La evidencia señala todo lo contrario y a continuación me explicaré.

Cuando un estudiante ya sea por si solo o por la vía de sus tutores padres o no, tiene la posibilidad de estudiar en el exterior y escoger dónde, en general se toman en cuenta factores relacionados con la orientación ética y moral del centro educativo. Con ello en mente si la orientación del candidato en potencia es liberal republicana pluralista, difícilmente escogerá estudiar en una universidad tipo Patrice Lumumba en la desaparecida URSS. Igualmente hay una tendencia de los judíos lationamericanos a escoger una universidad como Brandeis, de orientación judía, sobre Boston College por ejemplo, de orientación jesuita. Si el estudiante se inclina por la economía manchesteriana se interesará por la Universidad de Chicago o el Imperial College sobre el London School of Economics, más estatista en su concepción económica, por ejemplo.

No hay razón insalvable para que una universidad estatal como la UCR, que aspira a ser de primer orden al menos en América Latina, no  ofrezca una orientación ética congruente con los mejores valores nacionales. Es posible realizarlo sin menoscabar  la libertad de cátedra y de opinión estudiantil en el marco de una autonomía universitaria adecuadamente entendida e implementada.

Para efectos de la tesis esbozada en este artículo el nuevo rector debería orientarse a alcanzar un nivel de excelencia que incluya la consolidación ética que necesitamos en Costa Rica, para coadyuvar a la prevención de tanto acto doloso en perjuicio de la sociedad desde la gestión pública o privada. Para ello y como ejemplo que ven los estudiantes y que consolida lo inducido formativa y transparentemente, de lo primero que aconsejo hacer es una catarsis con los cuadros académicos  y administrativos que acepte y enmiende los excesos cometidos. Si ese redimensionamiento ético y moral no se da, aunque sus programas educativos sean de alta calidad académica, la universidad no alcanzará por definición el nivel integral requerido.

 



COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box