China convoca al embajador de EE.UU. por proyectos de ley sobre Hong Kong

0

VOA.

China reaccionó furiosamente el jueves ante la firma del presidente Donald Trump de dos proyectos de ley destinados a apoyar los derechos humanos en Hong Kong, convocando al embajador estadounidense en protesta y advirtiendo que la medida socavaría la cooperación con Washington.

Hong Kong, una antigua colonia británica a la que se le otorgó una autonomía especial cuando China tomó el control en 1997, ha sido sacudida por seis meses de manifestaciones a favor de la democracia a veces violentas.

La aprobación de los proyectos de ley por parte de Trump no fue inesperada. Tampoco fue la reacción de Beijing, dados los rechazos inflexibles de China de cualquier comentario sobre lo que considera un problema interno.

Sin embargo, el choque llega en un momento delicado y podría alterar las negociaciones comerciales ya espinosas entre las dos naciones.

China convocó el jueves al embajador de Estados Unidos, Terry Branstad, para exigir que Estados Unidos deje de interferir de inmediato en sus asuntos internos y deje de causar más daños a las relaciones bilaterales, dijo su ministerio de relaciones exteriores.

El viceministro de Relaciones Exteriores, Le Yucheng, convocó a Branstad un día después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, promulgara una ley legislativa.

El viceministro Yucheng, dijo al embajador de Estados Unidos, Branstad, que la medida constituía «una grave interferencia en los asuntos internos de China y una grave violación del derecho internacional», dijo un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Le lo llamó un «acto hegemónico desnudo». Exhortó a Estados Unidos a que no implemente los proyectos de ley para evitar un mayor daño a las relaciones entre Estados Unidos y China, dijo el ministerio.

En una declaración sobre la reunión, la embajada de Estados Unidos en Beijing dijo que «el Partido Comunista Chino debe cumplir sus promesas al pueblo de Hong Kong».

Estados Unidos «cree que la autonomía de Hong Kong, su adhesión al estado de derecho y su compromiso con la protección de las libertades civiles son clave para preservar su estatus especial bajo la ley estadounidense», dijo.

Las leyes estadounidenses, que aprobaron ambas cámaras del Congreso casi por unanimidad, imponen sanciones a los funcionarios chinos y de Hong Kong que cometen abusos contra los derechos humanos, requieren una revisión anual del estado comercial favorable de Hong Kong y prohíben la exportación a la policía de ciertas municiones no letales.

«Firmé estos proyectos de ley por respeto al presidente Xi, China y al pueblo de Hong Kong», dijo Trump en un comunicado. «Se están promulgando con la esperanza de que los líderes y representantes de China y Hong Kong puedan resolver sus diferencias de manera amistosa, lo que conducirá a la paz y la prosperidad a largo plazo para todos».

Desde que comenzaron las protestas de Hong Kong en junio, Beijing ha respondido a las expresiones de apoyo a los manifestantes de Estados Unidos y otros países acusándolos de orquestar los disturbios para contener el desarrollo de China. El gobierno central ha culpado a las «manos negras» extranjeras empeñadas en destruir la ciudad.

C.Y. Leung, exdirector ejecutivo de Hong Kong, dijo en una charla en el Club de Corresponsales Extranjeros que duda de que Estados Unidos o los partidarios de los proyectos de ley «hayan tenido en mente el interés de Hong Kong».

Sugirió que Hong Kong estaba siendo utilizado como «representante» de China y que la legislación era una forma de devolver el golpe a Beijing.

Si bien China ha amenazado reiteradamente con «contramedidas» no especificadas, no está claro exactamente cómo responderá. Hablando en Fox News, Trump calificó las protestas como un «factor de complicación» en las negociaciones comerciales con Beijing.

En una sesión informativa diaria, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, respondió a una pregunta sobre cómo el respaldo de la legislación por parte de Trump podría afectar las conversaciones comerciales al decir que socavaría la «cooperación en áreas importantes».

Cuando se le preguntó el jueves si la legislación estadounidense afectaría las conversaciones comerciales con Washington, un portavoz del Ministerio de Comercio chino dijo que no tenía información nueva para compartir.

Recientemente, ambas partes expresaron su confianza en que estaban avanzando en un acuerdo preliminar para evitar una mayor escalada en una guerra arancelaria que ha afectado a los fabricantes en ambas naciones.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...